La ope­ra­dora vende el ne­gocio de Costa Rica a Liberty Latin America por 425 mi­llones

Telefónica reduce un 53,5% su beneficio por el Covid pero mantiene el dividendo

Álvarez-Pallete reitera la ne­ce­sidad del Gran Pacto Digital como es­tí­mulo an­ti-­crisis

Presentación resultados Telefónica.
Presentación resultados Telefónica.

Telefónica ob­tuvo en el primer se­mestre del año un be­ne­ficio neto atri­buible de 831 mi­llones de euros -en igual pe­riodo de 2019 fue de 1.787 mi­llo­nes-, lo que su­pone una caída de un 53,5% res­pecto a igual pe­riodo de 2019, de­bido al Covid-19. Pese a todo, la com­pañía se ha com­pro­me­tido a man­tener el di­vi­dendo. La deuda se ha re­du­cido un 7,5% y se sitúa en 37.291 mi­llones de eu­ros.

El presidente de la compañía, José María Álvarez-Pallete, ha señalado que el primer semestre del año ha estado marcado por la pandemia. “Aun as ha señalado- el comportamiento ha sido resistente, limitando el impacto el ingreso, con una sólida gestión operativa de control de costes de inversión, que ha permitido registrar un crecimiento del flujo de caja operativo y el margen en los cuatro mercados clave -España, Reino Unido, Alemania y Brasil- y recortar la deuda en un 7,5% interanual”.

Aparte del Covid, los efectos negativos de los resultados han estado marcados por la depreciación de las divisas. Los ingresos han ascendido a 21.706 millones de euros, equivalentes a un 10% menos que los registrados en igualo periodo de 2010 que se elevaron a 24.121 millones.

La crisis ha tenido un impacto en los ingresos de 729 millones de los que unos 194 millones de euros corresponden al negocio en España. El beneficio bruto antes de amortizaciones (Oibda) fue de 7.075 millones, un 18,7% menos.

En cuanto a la deuda, la compañía ha seguido con su política de reducir el nivel de endeudamiento del grupo. Al cierre del primer semestre del año, ascendía a 37.291 millones de euros, con recorte de un 7,5% debido a la generación de caja libre.

La compañía señala que los efectos negativos de la pandemia a nivel comercial en los países donde opera fueron de 729 millones de euros; los movimientos desfavorables de los tipos de cambio supusieron 791 millones, mientras que los cambios en el perímetro registraron un impacto de 64 millones.

Signos de recuperación

El presidente José María Álvarez-Pallete h asegurado en la conference call con los analistas que el mes de junio pasado se ha confirmado una recuperación de la actividad, a partir de que las tiendas se abrieron en los países donde opera.

El consejero delegado, Ángel Vilá, ha ratificado que la actividad en España mostró señales de recuperación en junio pasado, una vez que se levantó el estado de alarma y el país retomó la actvidad. En este sentido, ha señalado que tienen expectativas positivas en cuanto a la evolución de los ingresos en el segundo semestre del año.

El Covid-19 está golpeando igualmente a otros países como Reino Unido, Alemania y Brasil -los tres países, junto con España, donde se concentran los ingresos de la compañía-, por lo que resulta también complicado predecir lo que va a pasar. “Todo dependerá de los acontecimientos futuros y de la gravedad que alcance este virus”, ha señalado.

La operadora subraya que las cuentas del segundo trimestre se vieron claramente afectadas por la caída de los ingresos entre abril y junio, pues supusieron un descenso de un 5,2% y del 3,4% en el conjunto del primer semestre.

Vilá ha recordado que, durante estos tres meses, se impusieron “severas limitaciones” a la actividad comercial, con el 90% de las tiendas cerradas entre marzo y abril y el 50% en mayo. Asimismo, se interrumpieron las competiciones deportivas, especialmente el fútbol, y se suspendió la portabilidad.

En cuanto a los riesgos que se detectan en España, destaca los posibles efectos económicos y financieros que puede tener la fragmentación política que sufre el país y la falta de acuerdos que puede haber en temas clave para la marcha de la economía en general. Apunta también como un aspecto sumamente importante la situación en Cataluña y los riesgos en las condiciones de financiación de la economía española.

Desinversiones en Costa Rica

Dentro de su política de desinversiones, Telefónica acaba de vender su negocio en Costa Rica a Liberty Latin America por 425 millones de euros. El acuerdo generará unas plusvalías antes de impuestos de unos 210 millones. La operación se incluye dentro de sus compromisos estratégicos alcanzados en noviembre pasado de desinvertir en los negocios menos rentables y más expuestos y concentrarse en España, Reino Unido, Alemania y Brasil

El acuerdo está sujeto a determinadas condiciones regulatorias. Por otro lado, Telefónica subraya que mantiene la acción legal iniciada contra Milicom el pasado mes de mayo por incumplimiento injustificado de los términos del acuerdo alcanzado en 2019 y exigirá el resarcimiento de todos los daños y perjuicios que dicho incumplimiento ha generado a la compañía.

El importe de ahora de la venta a Liberty Latin America es inferior al pactado entonces con Millicom de unos 520 millones de euros, sujetos a determinados ajustes. Por esa razón, la operadora ha anunciado que exigirá los resarcimientos que dicho cumplimiento ha ocasionado.

Propuesta para un gran Pacto Digital

Por otro lado, Telefónica ha presentado su propuesta para un Pacto Digital que eviten las desigualdades en el mundo digital y el establecimiento de unas reglas del juego adaptadas a la nueva realidad post Covid para “evitar las desigualdades en el mundo digital, fomentar el acceso a la conectividad de nueva generación y a la protección de los derechos humanos frente a las amenazas tecnológicas”, señala.

“Son tiempos de compromiso de servicio y Telefónica no elude ninguno. La compañía hará el mayor de los esfuerzos para impulsar la digitalización completa en España. Adquiere el compromiso de que en 2025 la fibra óptica cubra el cien por cien de nuestro país y ser líderes en la implantación de la tecnología 5G. Es el compromiso de Telefónica para reactivar la economía y reconstruir la vida. Con este pacto, Telefónica evidencia que ya no basta con adaptarse al cambio, sino que hay que anticiparse y liderar esta profunda transformación”, subraya

Artículos relacionados