RESULTADOS

Destina 12.600 mi­llones a ac­tua­lizar el fondo de co­mercio y DTAs y man­tiene un di­vi­dendo en ac­ciones de 0,10 euros

Santander registra las primeras pérdidas de su historia al cierre de junio

Álvarez (CEO): "El ne­gocio fi­nan­ciero ha subido y es fá­cil­mente re­cu­pe­rable con una mayor ac­ti­vi­dad"

José Antonio Alvarez, CEO Santander.
José Antonio Alvarez, CEO Santander.

El primer se­mestre del Banco Santander ha de­pa­rado, por pri­mera vez en la tra­yec­toria del banco, unas pér­didas de 10.798 mi­llones de eu­ros. Estos nú­meros rojos se deben a los 12.600 mi­llones de euros que el grupo pre­si­dido por Ana Botín ha des­ti­nado a la ac­tua­li­za­ción del valor con­table del fondo de co­mercio de sus in­ver­siones his­tó­ricas y de los ac­tivos fis­cales di­fe­ridos (DTAs). Sin este ajuste el be­ne­ficio or­di­nario se sitúa en 1.908 mi­llones de eu­ros.

El deterioro de las perspectivas económicas como consecuencia de la crisis del Covid 19 ha llevado al Santander a registrar sus primeras pérdidas que había esquivado en anteriores crisis de más carácter financiero. Los números rojos ascienden a 10.798 millones de euros tras un coste extraordinario en caja de 12.600 millones de euros.

El grupo ha reducido el valor del fondo de comercio en 10.100 millones de euros. El grueso, 6.101 millones, ha sido en el Reino Unido. En Estados Unidos, el ajuste ha sido de 2.330 millones, mientras que 1.192 millones corresponden a Polonia y 477 a la unidad de Santander Consumer Finance.

El ajuste de activos fiscales diferidos (DTAs) supone un coste de 2.500 millones de euros. Desde el banco indican que la entidad "seguirá invirtiendo y acelerando sus planes de transformación, y mantiene total confianza en el potencial de generación de valor a largo plazo de sus regiones y mercados".

La presidenta del Santander, Ana Botín, afirma en un comunicado oficial que "la fortaleza de nuestro modelo nos permite obtener un buen resultado, con aumento de capital, reducción de costes más rápido de los previsto y buena calidad crediticia. Aunque el beneficio atribuido se ha visto afectado por la actualización contable, esta revisión no afecta a la fortaleza de nuestro balance. Las bases de nuestro negocio son sólidas, con un nivel de capital en la parte alta de nuestro objetivo".

La ratio de capital CET1 aumentó 26 puntos básicos en el segundo trimestre, hasta el 11,84%, cuando el objetivo fijado por el grupo situaba esta ratio entre el 11% y el 12%. El beneficio antes de provisiones subió un 2% en euros constantes en el semestre, hasta los 11.865 millones y el beneficio ordinario habría sido de 1.908 millones.

Dividendo, si

El consejo de administración del Santander mantiene su intención de aplicar "una política de dividendo totalmente en efectivo "tan pronto como las condiciones del mercado se normalicen, sujeto a la recomendación y las aprobaciones regulatorias", por lo que ha reservado se puntos básicos de capital en el segundo trimestre ante la posibilidad de un pago a cargo de los resultados de 2020.

Esta intención se suma al ya anunciado dividendo en scrip correspondiente a 2019 equivalente a 0,10 euros por acción y que no estaría limitado por el Banco Central Europeo (BCE).

En cuanto a Santander España, el banco ha concedido 1.600 millones de euros diarios de media en nuevos préstamos y moratorias a más de cinco millones de clientes. El programa de garantía ICO contabiliza casi 24 millones de euros en 150.000 operaciones.

Rentabilidad mejorable

El consejero delegado el Santander, José Antonio Álvarez, se ha mantenido optimista de cara a la segunda mitad del año, con un beneficio operativo creciente aunque el grupo terminará el ejercicio con pérdidas contables. "Espero que el banco siga generando resultados positivos de lo que se deriva de la actividad ordinaria y en función de que la economía se vaya abriendo. No esperamos un nuevo confinamiento", señaló.

Álvarez mantiene el objetivo a medio plazo de una rentabilidad (ROTE) entre el 13% y el 15%, aunque en el segundo trimestre se ha desplomado hasta el 5,19% y en el conjunto del semestre se sitúa en un 1,73%. Mientras tanto, el ROE, una ratio que no es referencia principal para el Santander, ha entrado en negativo (9,28%) en el semestre.

Respecto a la contribución al beneficio ordinario, la unidad geográfica de España ha descendido hasta una cuarta posición, con tan sólo un 8%, por detrás de Brasil (32%), Santander Consumer Finance (15%) y México (13%), y tan sólo un poco por encima de Estados Unidos (7%).

El consejero delegado del Santander ha restado importancia a esta variación y ha justificado el descenso por el incremento del coste de riesgo en España. "Pese a todo, el negocio financiero del banco ha subido y es fácilmente recuperable con una mayor actividad", ha indicado José Antonio Álvarez.

Artículos relacionados