El Ibex Small Cap re­duce la caída anual al 8%, frente al des­plome ge­neral del 24%

Los inversores redescubren a los valores pequeños, que pintan la cara al Ibex

Estas em­presas bri­llan mucho más en mo­mentos de cre­ci­miento eco­nó­mico

Duro Felguera
Duro Felguera

Contra todo pro­nós­tico, los pe­queños va­lores de la bolsa es­pañola están mar­cando di­fe­ren­cias en este se­gundo se­mestre del año. El ín­dice Ibex Small Cap ha puesto una ve­lo­cidad más desde el 30 de junio y gana un 3% que con­trasta, y mu­cho, con el en­ce­fa­lo­grama plano en el mismo pe­ríodo del Ibex 35 de los grandes va­lores es­paño­les, a los que está sa­cando los co­lores a lo largo de todo el año a pesar del di­fícil mo­mento eco­nó­mico que sufre el país.

Normalmente, los pequeños (y también los medianos valores) lo hacen mejor cuando la economía crece, cuando hay alegría. Por el contrario, sufren cuando el PIB se debilita. Pues bien, en el peor escenario posible, con la tasa de paro disparada hasta el 15,3% (el nivel más alto en dos años) y con una estimación de caída del PIB del 10,9% según las previsiones de la Comisión Europea, los pequeños valores están bajando la tercera parte de lo que lo hacen sus mayores.

¿Cómo se explica este diferente comportamiento? "Hay mucho agotamiento en las grandes compañías del mercado, en las que casi todo el pescado bursátil está vendido. Sin demasiadas alternativas, los inversores han vuelto la mirada hacia empresas pequeñas con buenos fundamentales y negocios resistentes a la crisis. Es el riesgo que hay que asumir en un momento como el actual", señala el gestor de una gran firma nacional.

Además, muchas de estas compañías quedaron reducidas a cenizas en términos de valoración tras el gran 'crash' de marzo, cuando la bolsa española sufrió la mayor caída de la historia. Muchos gestores entraron a precios de saldo con niveles de riesgo de nuevos descensos muy reducidos ya. Y desde entonces, los pequeños valores no han dejado de dar alegrías a los bolsillos de los más audaces que desafiaron el déficit de liquidez de muchas de estas compañías.

Duro Felguera, SolarPack, Laboratorios Rovi, Dia, Oryzon o Grenergy Renovables están esquivando los números rojos con subidas anuales que se sitúan entre el 3% y el 40%. Unos avances que están dando una enorme estabilidad al Ibex Small Cap, que con una presencia testimonial de sectores muy castigados como el bancario o petrolero está desafiando los vientos de cara de uno de los años bursátiles más complejos de la historia moderna.

Interés por energías renovables

El interés de los inversores por las compañías de energías renovables y el buen momento de las farmacéuticas (hay muchas de estas compañías en el índice de pequeños valores) está consolidando el buen momento de un segmento que en los últimos años ha batido de forma consistente al resto de compañías. Muy especialmente cuando el momento económico ha acompañado, pero también como ahora en momentos de máxima incertidumbre. Los precedentes son un aval.

El análisis de los últimos ejercicios dice que, en los últimos cinco años, el Ibex Small Cap ha ganado un 20%, frente a la caída de alrededor del 30% del Ibex 35. Y en la referencia de tres años las diferencias son también muy pronunciadas, con subidas del 7% para los pequeños valores y caídas de nuevo superiores al 30% para los grandes. Por lo tanto, 2020 no está haciendo sino consolidar una tendencia muy acusada. Los pequeños del mercado siguen sacando los colores a los grandes incluso en la coyuntura más desfavorable.

Artículos relacionados