ANÁLISIS

El sector turístico se nubla en los mercados

La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica está en en­tre­dicho sin un re­medio eficaz para la pan­demia

Incentivar el turismo
Incentivar el turismo

La de­ci­sión del Reino Unido, junto a otros países eu­ro­peos, de im­poner una cua­ren­tena a los via­jeros que lle­guen desde España ha su­puesto un nuevo misil a la línea de flo­ta­ción del sector tu­rís­tico. Una si­tua­ción que vuelve a poner en evi­dencia las di­fi­cul­tades de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica mien­tras no exista un re­medio contra la pan­demia se­guro y fia­ble.

Algunos operadores van más allá y aseguran que este tipo de medidas forman parte además del juego político, muy sucio en algunas ocasiones. Tras esta decisión, aseguran, podría esconderse los intereses del Reino Unido en las negociaciones con Europa sobre el Brexit, estancadas en las últimas semanas.

Otro factor, además de la lógica preocupación por la incapacidad de algunas comunidades por contener los rebrotes de la enfermedad, estaría en el interés de algunos países de fomentar el turismo interior, penalizando los viajes al extranjero, con el fin de impulsar su actividad económica.

En este contexto, lo valores ligados al sector de los viajes en España han sufrido un nuevo desplome en la Bolsa. Aerolíneas, cadenas hoteleras y agencia de viaje han recibido un severo correctivo en el inicio de esta última semana del mes de julio al dar por finiquitadas las escasas expectativas por salvar al menos una parte de la temporada de verano.

Uno de los valores más castigados ha sido IAG. A las restricciones de los viajes, la compañía suma el retraso en las ayudas gubernamentales por las dudas jurídicas que generan la titularidad de sus acciones por su origen hispano británico. Con unas pérdidas millonarias y sin ayudas que llevarse al bolsillo para tapar agujeros, sus títulos han caído de nuevo hacia los mínimos anuales. El valor ha perdido otra vez la cota de los 2 euros, complicando de forma notable su perfil técnico.

Las restricciones también han pasado factura a las cadenas hoteleras, Meliá Hotels y NH Hoteles han dado un nuevo giro atrás ante la imposibilidad ya manifiesta de reactivar su negocio de forma progresiva en España como se esperaba. En ambos casos, acumulan descensos del orden del 50% anual y su evolución en los próximos meses dependerá en gran medida de la capacidad de activación de su negocio en el exterior, también muy tocado por la pandemia.

Otro de los grandes sectores castigados por estas medidas han sido las agencias de viajes, aunque su grado de internacionalización estaría evitando un mayor daño. En este sentido, Amadeus mantiene contenido el retroceso en bolsa por debajo del 40% anual. Edreams Odigeo, en cambio, sufre un ajuste de cerca del 60% en el año, a pesar de sus esfuerzos e inversiones en mejorar su capacidad tecnológica y su diversificación geográfica.

Un panorama muy turbio para la economía española. Tanto es así que en el mercado ya se empieza a señalar como insuficientes los 140.000 euros recibidos por el Estado español del fondo de reestructuración recientemente aprobado en Europa. Solo el sector turístico podría necesitar más de una tercera parte de ese rescate para hacer frente a su grave situación financiera.

Artículos relacionados