SECTOR FINANCIERO

El ade­lanto de las pen­siones y del pago del des­em­pleo son las ini­cia­tivas más va­lo­radas

La banca hace de la necesidad de la pandemia la virtud para mejorar su reputación

Todo el sector se ha com­pro­me­tido a ser parte de la so­lu­ción en la ac­tual crisis

José María Roldan
José María Roldan

La banca es­pañola se ha vol­cado, tanto con ini­cia­tivas sec­to­riales como al am­paro de las me­didas del Gobierno, en ayudar a sus clientes ante las ne­ce­si­dades de­ri­vadas del co­ro­na­vi­rus. Aunque al­gunas me­didas tam­bién sirven para una con­ten­ción de la mo­ro­si­dad, otras ini­cia­tivas son muy bien va­lo­radas por la clien­tela, como el ade­lanto de los pagos de pen­siones y del des­em­pleo. Con el grueso de las pre­sen­ta­ciones du­rante esta se­mana, los bancos ofre­cerán sus pro­pios datos al cierre de ju­nio.

Las crisis siempre brindan algunas oportunidades y la banca española ha aprovechado la compleja situación derivada de la pandemia para poner en valor el servicio esencial que prestan a sus clientes, al mismo tiempo que su apoyo a los segmentos de clientes más afectados por la crisis, como pymes y autónomos.

Además de un compromiso por ser parte de la solución, como han reiterado en los últimos meses la mayoría de los banqueros, las iniciativas adoptadas por el conjunto del sector bancario también sirven de bálsamo para restañar las heridas de la mala reputación que arrastran desde la anterior crisis financiera.

El adelanto del pago de las pensiones y de la prestación por desempleo son las dos iniciativas mejor valoradas, según una encuesta de la consultora GAD3 para la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). La eliminación de las comisiones en los cajeros también se ha acogido de forma muy favorable, ya que ha evitado grandes desplazamientos durante el periodo de confinamiento.

En conjunto, los bancos han obtenido según esta encuesta un notable alto (8 sobre 10) por parte de los encuestados. Además, el 79% valora de forma positiva o muy positiva la atención recibida por los empleados en las oficinas durante estos meses, lo que viene a confirmar los aplausos comentados por el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la junta de accionistas de hace unos meses.

No obstante, la mayoría de las gestiones se han realizado por canales digitales. La mitad de los encuestados por GAD3 afirma haber acudido menos a la sucursal. El uso de las aplicaciones móviles y de la web de los bancos se ha incrementado en el periodo analizado en un 23,7% y un 7,8%, respectivamente.

En cuanto a los medios de pago, el uso de la tarjeta se ha disparado en un 90,4%, sobre todo por el colectivo comprendido entre 50 y 60 años de edad. El móvil como medio de pago es el elegido por un tercio de la población, sobre todo entre los menores de 30 años seguidos por la población entre 30 y 50 años.

Datos a julio

La CECA ha aprovechado esta encuesta para adelantar algunos datos de las medidas de apoyo de sus asociados a las familias y pymes. En concreto, a mediados de julio las entidades de la patronal de las cajas de ahorros habían concedido un total de 30.300 millones en el marco del programa de avales establecida por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Las moratorias en el pago de las hipotecas y de préstamos al consumo suponen 19.600 millones de euros. Según datos de la Asociación Española de Banca (AEB) a mediados de mayo, sus asociados habían aplazado préstamos a más de 111.000 clientes por un importe de 6.615 millones de euros dentro del acuerdo sectorial.

Los primeros datos conocidos son los de Bankinter, aunque no son muy significativos por el alto perfil patrimonial de sus clientes. Esta entidad ha concedido moratorias hipotecarias por 922 millones de euros en España, un 4% del total de su cartera comercial en España. Mientras, la moratoria en consumo tan sólo ha sido de 55 millones, un 3% de su cartera.

Todas estas medidas de apoyo a familias y, sobre todo a pequeñas empresas y pymes, no responden a criterios meramente comerciales. Así, al menos, lo reconoció el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, durante la presentación de los resultados del primer trimestre y advirtió que no debería entrarse en una guerra para ganar cuota de mercado en estos segmentos de clientela.

Artículos relacionados