BOLSA

Duro Felguera, penúltimo clavo ardiendo

Las di­fi­cul­tades de su ac­ti­vi­dad, acen­tuadas por el co­ro­na­vi­rus, ha obli­gado a Duro Felguera a aco­gerse a las me­didas de apoyo a em­presas es­tra­té­gicas que ha puesto en marcha el Gobierno. La so­li­ci­tud, el pe­núl­timo clavo ar­diendo al que se aferra el grupo, busca el for­ta­le­ci­miento pa­tri­mo­nial y fi­nan­ciero para el desa­rrollo de su Plan Estratégico.

Un plan basado en tres ejes. Afianzar las actividades tradicionales de la compañía altamente competitivas, reorganización de las actividades internacionales e impulso de nuevas líneas de negocio con alto potencial.

En este sentido, la sociedad busca subirse al carro de las megatendencias al intentar alinearse con los grandes vectores de la reconstrucción europea tras la pandemia centrados en la digitalización y la economía verde. Una excelente oportunidad de futuro para el grupo industrial asturiano.

Sin embargo, como consecuencia del impacto económico derivado de la pandemia, la compañía está atravesando dificultades adicionales a la hora de mantener y desarrollar su normal actividad. Situación que ha comprometido los esfuerzos de reestructuración y recuperación acometidos en los últimos años con el fin de atraer a un gran socio industrial.

Por este motivo, el consejo de administración ha optado como solución intermedia acudir a las ayudas estatales para garantizar su supervivencia, alegando su condición de empresa estratégica y especialmente relevante en el tejido industrial asturiano. El equipo directivo considera que, a pesar de las condiciones de las ayudas, esta decisión no solo no contradice, sino que puede ayudar a la necesaria incorporación de todo el capital privado dispuesto a comprometerse con el proyecto industrial a largo plazo.

Para reforzar su posición, Duro Felguera también se dirigirá al Gobierno del Principado de Asturias con el fin de recabar su apoyo, comprometido como está dicho Gobierno autonómico con el futuro de Asturias y de su tejido industrial.

En teoría, la solicitud de ayudas debería ser una buena noticia para Duro Felguera. Sin embargo, el mercado no se lo ha tomado excesivamente bien. La solicitud pone en evidencia los problemas internos del grupo, incapaz de conseguir el apoyo de un gran socio inversor pese a los esfuerzos de los últimos años. Las acciones han reaccionado así con intensos descensos a la noticia, poniendo en riesgo la cota de los 0,5 euros que tanto le había costado recuperar.

Artículos relacionados