Claves de los resultados del primer semestre de 2020 de Repsol

• Repsol alcanzó en el primer semestre de 2020 un resultado neto ajustado, que mide específicamente el desempeño de los negocios, de 189 millones de euros, en un contexto marcado por la pandemia que afecta al conjunto del planeta.

• La compañía respondió a la crisis del covid-19 priorizando el suministro de productos y servicios esenciales y el mantenimiento de la actividad sobre los habituales criterios de rentabilidad, aplicando estrictas medidas para proteger la salud de sus trabajadores, clientes y proveedores.

• La situación sin precedentes provocada por el coronavirus llevó a un desplome histórico de los precios del crudo y del gas, que tuvo un impacto negativo de 1.088 millones de euros en los inventarios de la compañía. Adicionalmente, Repsol ha ajustado sus hipótesis de precios, lo que ha afectado al valor contable de sus activos de Upstream y se ha reflejado en unos resultados específicos de -1.585 millones. Por todo ello, el resultado neto se situó en -2.484 millones de euros.

• Para dar respuesta al presente entorno, Repsol está aplicando un Plan de Resiliencia que contempla reducciones adicionales en los gastos operativos (de más de 450 millones de euros) y en las inversiones (de más de 1.100 millones), así como optimizaciones del capital circulante próximas a 800 millones, respecto a lo presupuestado al inicio del año.

• Repsol mantiene su compromiso de liderar la transición energética y conseguir cero emisiones netas en 2050. En línea con este objetivo, la compañía ha anunciado dos innovadores proyectos industriales de descarbonización y ha comenzado las obras en dos importantes activos renovables.

• La compañía ha reforzado su solidez financiera con la emisión de bonos por valor de 3.000 millones de euros. La deuda neta se redujo en, aproximadamente, 500 millones y la liquidez alcanza cerca de 10.000 millones de euros, 2,43 veces los vencimientos a corto plazo.

Artículos relacionados