BOLSA

Nyesa, ni suelo ni consuelo

Nyesa ha arre­ba­tado a Vértice 360 el du­doso honor de ser el más ba­rato del mer­cado es­pañol por pre­cio. Una caída a po­si­ciones de saldo pro­vo­cada por el hun­di­miento del 70% de su valor en lo que va de año, acen­tuando la di­ná­mica ba­jista desde su re­greso al mer­cado en enero de 2018.

Y no parece que vaya a encontrar ni suelo ni consuelo en los próximos meses. Al contrario, en los foros bursátiles se habla de una segunda mitad de ejercicio muy tormentosa para el grupo inmobiliario.

Los foreros apuntan a que la depreciación de los activos inmobiliarios en Rusia no es más que la punta del iceberg de los graves problemas de la inmobiliaria. Una ingente masa de hielo formada por el frío polar a raíz de la creciente tensión interna provocada por la situación concursal de la inmobiliaria que amenaza con resquebrajar la línea de flotación de Nyesa.

En el mercado se observa con no poca preocupación el cruce de navajas entre los grandes accionistas y en el propio consejo. El plan de viabilidad y la operación acordeón, con la consecuente dilución del valor, destinados a salir de la delicada situación financiera escondería. además. el espurio propósito final de una toma de control absoluto de la compañía, casi a cualquier precio por parte de alguno de sus grandes accionistas. Todo ello mientras la CNMV mira para otro lado.

No es necesarios ser vidente ni tener una bola de cristal, apuntan en los foros, para anticipar una lluvia de querellas y demandas en las próximas semanas, a sumar a las ya en curso, para dirimir responsabilidades. Este probable lío judicial, si se cumplen estos malos augurios de los bolsistas, podría comprometer no solo la actividad de Nyesa, sino también a sus propios consejeros. Más de uno con un pie y medio fuera.

Un lío judicial en ciernes, cuyas consecuencias amenazan con salpicar a diestro y siniestro. Incluso a algunos que pensaban estar al margen o a salvo de la situación.

Ya sea por “mala praxis” o negligencia, por colaboración necesaria o por dejación de funciones, todas las entidades o personas ligadas a Nyesa se enfrentan a un otoño muy intenso, según apuntan en los foros. Un turbio panorama que se está viendo reflejado en su cotización en el mercado, en mínimos históricos y con una salida masiva e imparable de inversores.

Artículos relacionados