RESULTADOS

Naturgy reduce su beneficio a 490 millones a junio por la pandemia

La ener­gé­tica man­tiene el di­vi­dendo y afronta una can­ce­la­ción de ac­ciones de au­to­car­tera

Francisco Reynes, Naturgy.
Francisco Reynes, Naturgy.

Naturgy ha visto afec­tados sus re­sul­tados del primer se­mestre por el im­pacto del Covid19, lque ha pro­vo­cado una caída re­le­vante de la de­manda y un de­te­rioro del tipo de cambio en los mer­cados donde ac­túa, España y Latinoamérica. El EBITDA or­di­nario se situó en 2.037 mi­llones en el se­mes­tre, un 11% menos que el valor del 2019. El be­ne­ficio neto or­di­nario al­canzó los 490 mi­llones de eu­ros, un 30,3% me­nos. El nivel de in­ver­sión global al­canzó los 552 mi­llo­nes.

Aún así, la empresa que preside Francisco Reynés, en cumplimiento de su plan estratégico, mantiene su compromiso con la política de remuneración al accionista. El próximo día 29 de julio, abonará el primer dividendo a cuenta (0,31€/acción) a cargo de los resultados del 2020.

Asimismo, la compañía llevará a cabo la cancelación de 14.508.345 acciones propias, tal y como estaba previsto, y mantiene suspendido su programa de recompra de acciones hasta que exista visibilidad sobre la profundidad de la crisis económica.Naturgy concluye la primera etapa de su Plan Estratégico y actualizará las bases para la siguiente fase de transformación el próximo otoño.

Resultados destacables

Naturgy ha cerrado la primera fase de su Plan Estratégico 2018-2022 de manera satisfactoria gracias al cumplimiento de todos sus compromisos con sus principales grupos de interés y se compromete a dar un nuevo impulso a la transformación del Grupo.

“A pesar del contexto reciente, hemos avanzado en todos los pilares que nos propusimos ahora hace dos años. Somos una compañía más eficiente, dinámica y activa en la gestión de sus negocios lo que nos permitirá hacer frente a las dificultades derivadas del entorno de una manera más realista y efectiva”, explicó el presidente ejecutivo de la compañía, Francisco Reynés.

La compañía realizará el próximo otoño un Capital Markets Day donde detallará su siguiente fase de transformación con una actualización de su hoja de ruta hasta 2022, sin abandonar sus objetivos fundamentales: la prioridad de la retribución al accionista, una estrategia industrial de creación de valor y crecimiento para cada uno de sus negocios, y sus compromisos en materia de ESG.

Reducción de riesgo

Uno de los ejes de transformación ahonda en la reducción del riesgo de la cartera de aprovisionamientos de gas, donde la compañía ya ha logrado avances en la terminación anticipada de contratos a largo plazo por un volumen anual de 20 TWh, y espera nuevos acuerdos durante la segunda mitad del año.

La gestión activa también se ha traducido en un incremento de la liquidez del Grupo que supera los 10.000 millones de euros a día de hoy, lo que permite afrontar cómodamente sus compromisos financieros, así como estar en disposición de poder capturar las oportunidades de crecimiento que puedan surgir.

Naturgy avanza firme en todos sus compromisos en materia ESG. Entre otros, la compañía cerró de manera efectiva el pasado 30 de junio todas sus centrales de carbón y cuenta con un nuevo Plan de Política Ambiental Global. Asimismo, y proactivamente, ha adoptado medidas clave para apoyar a la sociedad y a todos sus grupos de interés durante la crisis del Covid19.

La compañía ha concluido su negociación con BlackRock, uno de los mayores fondos de inversión del mundo, para que éste pase a ser socio financiero junto a Naturgy en el vehículo que ostenta el 49% del gaseoducto del Medgaz. Con esta transacción, Naturgy consigue el co-control de la sociedad sin incrementar su exposición ni invertir cantidad adicional alguna.

La compañía ha concluido una nueva reorganización de su equipo de gestión. Tras la incorporación en junio de tres directivos externos para liderar las unidades de negocio (Redes, Renovables y Comercialización), la compañía ha simplificado toda la estructura con la dinamización exclusivamente de talento interno.

Tal y como ya avanzó la compañía, sus líneas de gestión prioritarias de aquí a 2022 pasan, entre otras, por mantener la reducción del perfil de riesgo a través de la rotación de activos, en línea con los objetivos de la transición energética; así como en el establecimiento de relaciones win-win con los reguladores y en la renegociación de los contratos de suministro de gas. Otros objetivos fijados por Naturgy son la optimización y automatización de procesos core y el fortalecimiento de la posición de la compañía.

Avances significativos Durante el primer semestre del ejercicio, Naturgy ha profundizado en la gestión de su portfolio de negocios y ha impulsado cambios en la organización para continuar con la transformación de la compañía. La crisis económica se ha visto reflejada en el sector energético en forma de una menor demanda de gas y electricidad en España y Latinoamérica, un escenario más desafiante en el mercado internacional del GNL y una depreciación de divisas en países clave de América Latina.

En concreto, durante la primera mitad del año, Naturgy comenzó a adoptar medidas para reducir su perfil de riesgo y renegociar los contratos de aprovisionamiento en base a los mecanismos de revisión ordinarios y también extraordinarios contemplados en dichos contratos. Este proceso adecuará las condiciones de suministro a las del mercado. En este sentido, cabe destacar los acuerdos ya cerrados para la terminación anticipada de varios contratos de suministro a largo plazo por un volumen anual de aproximadamente 20 TWh. La compañía espera continuar alcanzando durante la segunda mitad del año acuerdos con otros suministradores para la modificación de condiciones contractuales de volumen y/o precio.

Naturgy también ha puesto el foco en reforzar su liquidez. Prueba de ello, es la reciente firma de un nuevo crédito sindicado sostenible por importe de 1.000 millones de euros ligado a criterios medioambientales, tales como objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Esta línea de financiación tiene un vencimiento a tres años, en julio de 2023.

Gracias a la agilidad en la gestión para aprovechar las oportunidades de financiación disponible, la liquidez total del grupo asciende a más de 10.000 millones. Esta solvencia, junto con el efectivo generado por la propia actividad del negocio, permite afrontar cómodamente las obligaciones financieras de los próximos años. A 30 de junio, la compañía había incrementado su liquidez hasta los 10.006 millones de euros, frente a los 8.037 millones de cierre del ejercicio 2019.

“Estas nuevas vías de financiación demuestran la fortaleza de la compañía para conseguir una buena situación financiera y contar con la mayor liquidez posible ante un entorno macroeconómico de incertidumbre y sin visibilidad. Además, la compañía ha conseguido conjugar esta fortaleza financiera con los avances en sus compromisos en ESG, al reforzar su posición en créditos verdes e impulsar la transformación de la compañía”, explicó el presidente de Naturgy, Francisco Reynés.

En esta línea, Naturgy ultima la tramitación de diferentes proyectos renovables en Australia, que supondrán la construcción de una potencia superior a los 430 MW. La compañía ya tiene en este país más de 276 MW en operación (Crookwell2) y en construcción (BerryBank1). Además, la compañía cuenta con una cartera de más de 600 MW. De esta forma, Naturgy espera convertirse en los próximos tres años en uno de los principales operadores de renovables en Australia sumando una potencia total superior a los 1,3 GW.

Asimismo, durante el periodo, Naturgy ha completado la adquisición de Medgaz tras la entrada del Global Energy & Power Infrastructure Fund (GEPIF) de BlackRock en el vehículo de propósito especial (SPV) creado para este fin. Como resultado, Naturgy y BlackRock ahora controlan una participación del 50% cada uno en el SPV, que a su vez posee el 49% de las acciones de Medgaz con derechos de control conjunto junto con Sonatrach. La entrada de GEPIF en el SPV se ejecutó al mismo precio al que se compró la participación del 34% en Medgaz a Mubadala en abril pasado.

En conjunto, esta operación representa un hito para la empresa en muchos frentes, incluido el establecimiento de una relación con un socio prestigioso y reconocido internacionalmente como BlackRock, y la transformación de una participación financiera del 14,9% anterior en una estratégica del 24,5%, con control de derechos y sin requerir ningún flujo de efectivo por parte de Naturgy.

Francisco Reynés destacó que “esta es una transacción atractiva para nosotros. Por un lado, la entrada de BlackRock en el vehículo de inversión confirma el atractivo y la singularidad de Medgaz como una infraestructura estratégica. Por otro lado, la transacción también nos permite aumentar notablemente nuestros derechos de control y crear valor para los accionistas dada la atractiva valoración. BlackRock es uno de los principales inversores a nivel mundial y estamos muy contentos de formar una empresa conjunta con ellos”.

Compromiso con los accionistas Naturgy continúa comprometida con su política de retribución al accionista. La compañía, tal y como estaba previsto, ha aprobado el primer dividendo a cuenta del ejercicio 2020 (0,31€/acción), cuyo pago está previsto el próximo 29 de julio. Ante la actual situación económica y social, esta política de dividendos beneficia a más de 100.000 pequeños accionistas que han apostado por la compañía como una inversión de creación de valor y liquidez.

La compañía también decidió amortizar 14.508.345 acciones propias del programa share buy back, tal y como se avanzó en la Junta General de Accionistas del pasado mes de mayo. Asimismo, la compañía mantiene suspendido el programa hasta tener mayor visibilidad.

Resultados

La desaceleración de la actividad económica ha tenido un impacto significativo en la evolución de la demanda de electricidad y gas a nivel mundial y, por lo tanto, en las diversas regiones donde opera el grupo. En particular, la demanda de electricidad y gas en España ha disminuido en promedio un 8,5% y un 9,7%, respectivamente, durante el primer semestre en comparación con el año anterior. De manera similar, la demanda de electricidad y gas en las regiones latinoamericanas donde opera la compañía ha experimentado una disminución.

Además, algunas divisas de América Latina se han depreciado significativamente frente al euro y su evolución sigue siendo incierta. Esto ha tenido un efecto negativo de 87 millones de euros y 23 millones de euros en el EBITDA ordinario consolidado del grupo y en el beneficio neto, respectivamente, durante el período y en comparación con el año anterior.

El menor consumo de energía por la incertidumbre en torno a los recortes de producción de Brent de los principales productores a nivel mundial se ha traducido en una volatilidad significativa y una disminución sin precedentes de los precios de las materias primas en los principales mercados, incluida una disminución de los precios del gas en los principales índices de gas (HH y NBP han disminuido en promedio en un 34% y 53%, respectivamente durante el 1S20 vs. 1S19), y una disminución en los precios de la electricidad en el mercado mayorista (el pool español ha disminuido en un 44% de media durante la primera mitad del año).

Artículos relacionados