Los ex­pertos creen que las grandes ope­ra­ciones vol­verán a final de año

El capital riesgo aguanta el tipo a pesar del tapón en las valoraciones

El seg­mento me­diano y pe­queño de­muestra que hay mucha vida en el sector

capital riesgo
capital riesgo

Algunas ve­ces, los nú­meros no bastan para ex­plicar la realidad de un sec­tor. Es más, la pueden en­cu­brir tanto como en el caso de los del primer se­mestre del ne­gocio del ca­pital pri­vado en España. La caída del 67% del vo­lumen de in­ver­sión se ex­plica por el des­plome de las grandes ope­ra­ciones de más de 1.000 mi­llones de eu­ros, pero el ne­gocio está muy vivo en el seg­mento me­diano y pe­queño, donde el mer­cado se sigue mo­viendo mu­cho.

Hay vida, como demuestran las cerca de 350 operaciones cerradas en los seis primeros meses del año. No son de relumbrón ni tienen gran morbo informativo, pero las transacciones de lo que se denomina como capital semilla son muy relevantes para detectar el estado de salud del negocio. Y se han firmado en este segmento cerca de 300 operaciones, con una elevada participación de inversores extranjeros.

Por supuesto, el Covid 19 se ha dejado notar con fuerza en los niveles de actividad, que marcaron todos los récords en 2019 por encima de los 8.500 millone de euros y empobrecen la comparativa. La inversión de 1.400 millones hasta junio puede parecer muy discreta, pero en realidad proyecta cifras para el conjunto del año muy parecidas a las de ejercicios como 2016 o incluso 2017 si las cosas mejoran en la segunda parte del año.

No ha sido, por lo tanto, un semestre catastrófico, ni mucho menos, a pesar de que el coronavirus ha atacado donde más duele al capital riesgo: la valoración de las empresas. En el actual escenario macro y micro, todo el trabajo de campo que se realizó antes del confinamiento de marzo es, en la mayoría de los casos, papel mojado. Cuando pase lo peor, será momento de empezar prácticamente de cero, con parámetros muy nuevos.

"En operaciones de capital semilla todo es más fácil, pero cuando te enfrentas a los grandes 'deals', la cosa cambia. Ahora mismo es imposible saber cuál será el impacto total de la crisis en un grupo industrial. Habrá que esperar hasta el próximo otoño, ver si hay rebrotes relevantes del Covid 19 y establecer a qué velocidad puede recuperarse la economía. Hasta entonces no deberíamos ver operaciones grandes", señalan en fuentes del sector.

Por lo tanto, nadie espera transacciones gigantescas hasta final del año. No obstante, sí se prevé un cierto aumento de la actividad si no reaparece la crisis sanitaria. Hay mucho dinero a la espera, como demuestra que los fondos han captado recursos por cerca de 1.000 millones de euros en lo que va de año. La pandemia ha paralizado este proceso, pero los actores del capital riesgo en España ya tenían la mochila muy bien cargada de los trimestres anteriores.

Hay por lo tanto mucha potencia de fuego sobre el tapete del capital riesgo. Más allá del salto que darán las cifras globales cuando se cierre un gran operación como la OPA de KKR y Cinven sobre MásMóvil (que valora la operadora en cerca de 3.000 millones de euros), hay un buen número de transacciones relevante en 'stand by' que se recuperarán en cuanto el mercado permita realizar de nuevo valoraciones realistas y transparentes.

Mientras, el sector sobrevive gracias al segmento mediano y pequeño, que se va a ver muy apoyado por el empujón del ICO, que ha anunciado una nueva inyección de dinero público para apoyar las inversiones en pymes. Son 430 millones de euros los que se repartirán las gestoras. Munición suficiente para que la inversión fluya mientras se restablece la normalidad. Hay mucho dinero esperando para ponerse en movimiento.

Artículos relacionados