Los ana­listas dan un voto de con­fianza a la tec­no­ló­gica y apuestan por com­prar

Los fondos hacen y deshacen en Indra, en plena transformación por el Covid-19

La ac­ción cierra un mes de junio di­fícil en bolsa con los ba­jistas muy ac­tivos en el valor

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra

Indra ha arran­cado el se­gundo se­mestre del año con el ac­cio­na­riado muy ca­liente y con el pre­ce­dente de un mes de junio di­fícil en Bolsa. La co­ti­za­ción ha per­dido el rastro de los 7 euros en el tramo final de una pri­mera mitad del año en la que se ha de­jado en el ca­mino algo más del 30% de su va­lor. Pero los ex­pertos creen que el des­censo ha sido de­ma­siado fuerte y apuestan fir­me­mente por el va­lor, donde los ba­jistas hacen y des­hacen en estos úl­timos días.

La actividad es frenética. Inmersion Capital, BlackRock y Ako Capital han movido sus posiciones cortas o bajistas a toda velocidad en la segunda semana de junio. Y lo han hecho en todos los sentidos, o para apostar por una caída añadida o para cerrar posiciones porque creen que ya no hay más margen para nuevos descensos. Y, en paralelo, también se han ejecutado posiciones largas de envergadura, como el aumento de la participación de State Street por encima del 3%.

Movimientos que se están produciendo en un escenario de actualización de valoraciones después de que el presidente del grupo, Fernando Abril-Martorell, haya anunciado que el grupo reconstruye la estrategia para hacer frente a los desafíos del Covid-19. El objetivo es ofrecer a los clientes las nuevas soluciones que demandan hoy y fijar nuevas líneas de actuación tanto en términos de eficiencia como de competitividad.

"La compañía ha hecho un reconocimiento explícito de que la profundidad de la crisis impide establecer un marco temporal claro sobre su duración y su impacto final. Muchos inversores han tomado una actitud precavida y ha optado por vender, pero otros están aprovechando los precios bajos actuales. Por debajo de 7 euros, Indra está de nuevo cerca de sus mínimos del año, y esos son niveles tentadores", señalan en una gran gestora nacional.

Por lo tanto, Indra está generando una división de opiniones entre los inversores que por el contrario no se traslada a los analistas, que están apostando prácticamente en bloque por la compañía. Todas la recomendaciones de compra que se han emitido tras el anuncio de que la compañía va a cambiar de estrategia son de compra. De momento, las grandes firmas de análisis están dando un voto de confianza nada disimulado a Abril-Martorell y su equipo.

En el mercado se está valorando positivamente que el grupo haya reaccionado rápido para frenar en lo posible el impacto de la pandemia, aunque los expertos insisten en la necesidad de que la compañía sea capaz de demostrar que el cambio de ritmo funciona. "Es posible que haya que esperar hasta la presentación de los resultados del segundo trimestre para empezar a sacar conclusiones", aseguran fuentes bursátiles.

Las mismas fuentes creen que los actuales niveles pueden ser atractivos para quienes quieran tomar posiciones a medio y largo plazo, y que al mismo tiempo sean capaces de aguantar una temporada de vaivenes en los precios. Y justifican su consejo en que la entidad sigue firmando contratos a buen ritmo en una demostración de que el mercado de Indra sigue vivo a pesar de las incógnitas que aún rodean a la pandemia.

En estos últimos días, Indra ha cerrado diferentes contratos. El último acuerdo es con el 'broker' Renta 4, que ha confiado a una filial de la tecnológica (Minsait) la implantación de una solución de alta móvil con firma digital que permite gestionar contratos en cuestión de minutos.

Además, Indra liderará tres de los 16 proyectos financiados por la Comisión Europea, dentro del Programa de Desarrollo Industrial del Sector Europeo de la Defensa (EDIDP) y participará como socio en otros dos más. También en junio, la compañía se ha adjudicado un contrato por importe de 32 millones de euros con la empresa operadora del sistema ferroviario irlandés, para desarrollar el sistema de gestión de tráfico del nuevo centro de control de trenes en Dublín.

Artículos relacionados