Aún así, España vería re­du­cidas sus as­pi­ra­ciones pero sobre todo se con­di­cio­naría su ac­ceso

El Consejo Europeo recupera la propuesta inicial de un fondo de 750.000 millones de euros

Los lí­deres re­chazan la oferta del norte y Michel aplaza la ago­ta­dora reunión para un re­ceso

Ángela Merkel y Pedro Sánchez.
Ángela Merkel y Pedro Sánchez.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han re­cha­zado la oferta que ha­bían plan­teado los países del norte y el pre­si­dente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha puesto sobre la mesa una nueva pro­puesta que re­cu­pera un fondo de 750.000 mi­llo­nes, de los cuales 400.000 mi­llones se dis­tri­bui­rían en forma de trans­fe­ren­cias. En el caso de que fuera apro­bada la pro­puesta, que sigue en ne­go­cia­ción entre los 28 países en una in­te­rrup­ción del con­sejo para fa­ci­litar con­ver­sa­ciones bi­la­te­ra­les, España per­dería fondos de libre dis­po­si­ción, quizá su­pe­riores a 20.000 mi­llo­nes.

Los líderes europeos debatían en la noche del domingo, que se adentró en la madrugada del lunes, en una reunión a veintisiete que empezó con una oferta de Países Bajos, Austria, Dinamarca, Suecia y Finlandia: un plan de recuperación rebajado de 700.000 millones y dividido a partes iguales entre préstamos y subvenciones a fondo perdido.

A cambio, reclamaban mayores reducciones del dinero que deben aportar a las cuentas comunitarias (y que deben pagar el resto de Estados miembros) y que se establezca un férreo control antes de aprobar el desembolso de las ayudas del plan de recuperación.

Pero este planteamiento ha sido rechazado por el resto de socios y el belga ha recuperado el montante anterior. Michel, en concreto, ha devuelto a la negociación un fondo de reconstrucción de 750.000 millones de euros que estaría compuesto por 400.000 millones en subsidios no reembolsables y por 350.000 millones en créditos.

Impasse anterior

Aunque más elevada que la que sugerían los socios del norte, esta propuesta reduce en 100.000 millones las transferencias que pedía la Comisión Europea en su planteamiento original, en el que ascendían a 500.000 millones.

Los cuatro frugales han hecho esta oferta al resto de capitales sobre la base de una "sugerencia de compromiso" elaborada por la delegación finlandesa, según han detallado fuentes diplomáticas, informa Europa Press.

Así, el plan de reconstrucción europeo estaría formado por 350.000 millones de euros dirigidos a los países más agobiados por la crisis, entre ellos España.

Previamente, los primeros ministros de Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Austria y Finlandia habían planteado al resto de socios una propuesta que pasaría por reducir el fondo europeo de recuperación hasta los 700.000 millones de euros (50.000 millones menos de los previstos inicialmente) y distribuir esta cantidad a partes iguales entre transferencias no reembolsables y préstamos.

Un avance mínimo sobre el punto muerto en que se encontraba el Consejo Europeo antes de reanudarse en la tarde del domingo. Pero la propuesta no ha sido aceptada por España, Italia, Grecia y Portugal.

España aspiraba a captar hasta 140.000 millones del nuevo fondo y 180.000 de todo el plan europeo anticovid-19. Con la nueva propuesta, España tendría que renunciar a esas cifras pero lo más importante es que tendría que dar por muerta su aspiración a que una gran parte fuera en dinero a fondo perdido y sin condiciones. En realidad, el Gobierno de Sánchez optaba a 77.000 millones en transferencias, 63.000 en créditos y otros 15.000 de otros fondos, como el Sure.

Con la nueva propuesta de los países denominados "frugales" el nuevo planteamiento se condicionaba a que el control de las ayudas y el resto de cuestiones abiertas (como el respeto al Estado de derecho o los cheques que reducen su aportación al presupuesto comunitario) se resuelvan de una forma que sea aceptable para sus intereses.

Es decir, que se beneficien de mayores reducciones en el dinero que deben aportar a las cuentas comunitarias (y que deben pagar el resto de Estados miembros) y que se establezca un férreo control antes de aprobar el desembolso de las ayudas del plan de recuperación.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se han reunido todos juntos por primera vez este domingo pasadas las 19.00 horas. Hasta entonces se han sucedido los contactos bilaterales y las reuniones en grupos reducidos para intentar acercar posturas y desbloquear la situación

Una de estas reuniones, por ejemplo, ha juntado a los países del sur (España, Italia y Grecia) con el grupo de los frugales (Países Bajos, Dinamarca, Austria, Suecia y Finlandia), la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

Artículos relacionados