Está ha­ciendo buena la subida de junio me­jo­rando cada día al Ibex 35

La banca saca músculo en bolsa por primera vez en 2020

Poco a poco se re­duce la vo­la­ti­lidad gra­cias a la en­trada de in­ver­sores con vo­ca­ción de per­ma­nencia

Ibex 35
Ibex 35

Ya no es el pa­tito feo de la bolsa es­pañola. Lo que pa­recía un im­po­sible hace apenas dos meses ha ocu­rrido: la banca es­pañola es ahora la fa­vo­rita de los in­ver­so­res. No deja de ser un sector per­dedor en un es­ce­nario de tipos al 0% y des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica, pero son pocos los que se re­sisten a tomar po­si­ciones a un pre­cios que a pesar del re­bote de junio y la mitad de julio si­guen siendo algo más que se­duc­tores para los in­ver­so­res.

"O se cotiza un desastre económico total o la banca está para tomar posiciones a medio y a largo plazo. No es que presente unas perspectivas extraordinarias, precisamente, pero ha corrido mucho menos que el resto en el primer semestre y sigue en niveles difíciles de justificar. Seguramente hay sectores más atractivos para aprovechar la salida de la crisis, pero eso no excluye a la banca de las carteras, sino todo lo contrario", señalan fuentes bursátiles.

En esta primera mitad de julio, los gestores siguen reajustando sus carteras para cerrar sus estrategias de cara al segundo semestre del año. Y las cifras demuestran que el sector financiero gana la partida. En estos últimos 15 días, ha subido más de un 6%, tres puntos porcentuales más que el Ibex 35. Y la tendencia no cambia. Toda esta semana, la banca siempre lo ha hecho mejor que el resto. Ha ganado más en los días de subidas y ha perdido menos cuando se ha impuesto el rojo.

"Ha bajado mucho la volatilidad, y eso está haciendo que se incorporen cada vez más inversores estables. Lo están haciendo muy poco a poco, porque la banca no ha dejado de ser un sector de alto riesgo, pero ya no hay esa sensación de cuchillo que cae y es imposible de coger sin cortarse. Da la impresión de que todo lo peor está descontado ya, aunque hay que esperar al comienzo de la temporada de resultados", señalan en una gestora internacional.

Barclays ha puesto cifras esta semana al boquete que el Covid-19 abre en el casco del barco de la banca española: el beneficio antes de impuestos caerá un 52% en la comparación interanual y el sector afrontará 6.200 millones de provisiones para insolvencias, frente a los 8.000 millones del primer trimestre. Cifras que asustan en una primera lectura pero que el mercado tiene más que asumidas y no deberían provocar una gran corrección si se concretan.

De hecho, el propio Barclays fija para todos los grandes bancos españoles precios objetivos en algunos casos sensiblemente superiores a los de bolsa. La única excepción es Bankinter. En cualquiera de los casos, los grandes fondos nacionales e internacionales está empezando a considerar a los bancos como una alternativa razonable en las carteras a medio plazo. "No más del 10%, probablemente. Pero hay que estar en banca", señalan en una gran firma española.

El sector está haciendo un esfuerzo tremendo en provisiones y, por otro lado, tiene ahora más morbo en bolsa porque el BCE ha aflojado en las condiciones en las que las entidades pueden afrontar una fusión. Puede haber lío corporativo este año entre bancos españoles y eso anima a algunos inversores oportunistas que quieren probar suerte en banca española después de mucho tiempo fuera. Aunque sea muy poco a poco, los bancos ganan adeptos en Bolsa.

Artículos relacionados