Los es­pañoles apelan un 11,5% más a su fi­nan­cia­ción en la com­pa­ra­tiva men­sual

Los bancos se aferran a la ubre del BCE por el Covid-19

El or­ga­nismo eu­ropeo re­vi­sará este jueves su plan de fi­nan­cia­ción de emer­gencia

Cristine Lagarde, BCE.
Cristine Lagarde, BCE.

Nuevo chute de fi­nan­cia­ción del Banco Central Europeo (BCE) al con­junto de los bancos eu­ro­peos en el mes de ju­nio. Las en­ti­dades es­paño­las, tras la mo­de­ra­ción en mayo, han in­cre­mento un 11,5% sus ape­la­cio­nes, aunque por de­bajo de la media del Eurosistema. El con­junto de la banca eu­ropea ha so­li­ci­tado un 18,21% más y el total de la fi­nan­cia­ción su­pera el bi­llón de eu­ros. Los datos se co­nocen casi en vís­peras de la reunión del BCE en la que se po­dría va­lorar su plan de emer­gen­cia.

La banca del conjunto del Eurosistema ha regresado con avidez a la financiación del Banco Central Europeo (BCE) durante los meses en los que se ha agudizado la crisis sanitaria y económica como consecuencia del Covid 19. Los bancos españoles no se han quedado a la zaga, aunque aún lejos de la adicción que mostraron durante la crisis financiera de hace una década.

La banca española ha incrementado en junio su financiación del BCE en más de 20.300 millones de euros en la comparativa mensual, un 11,54% más que contrasta con el moderado 5% de incremento en el mes de mayo. Eso sí, en la comparativa interanual el repunte es de un 19,61%, más de 32.000 millones de euros.

Otros bancos europeos, mucho más

Sin embargo, las entidades nacionales han disminuido su peso en la financiación del BCE en el conjunto del Eurosistema, desde el 18% en mayo a poco más del 17% en junio. Dicho porcentaje si sitúa muy por debajo del 20,73% alcanzado en marzo, mes en el que se decretó el estado alarma en España.

Esa disminución también se explica por las mayores apelaciones de otros sistemas bancarios europeos. El repunte en toda la zona ha sido del 18,21% en junio, mes en el que se ha superado el billón de euros en el total de las líneas del BCE.

Estos incrementos continuados de los bancos del Eurosistema responden a la nueva ronda de liquidez a largo plazo (los conocidos como TLTRO) anunciada por el propio BCE a mediados del pasado de marzo, con el objetivo de ofrecer la financiación necesaria para poder combatir las consecuencias económicas de la pandemia.

Firme compromiso

Estos datos sobre la financiación del Eurosistema se conocen casi en vísperas de la reunión del Banco Central Europeo. Algunos expertos esperan que el organismo presidido por Chistine Lagarde haga una valoración de todas las medidas de urgencia que se han tomado, hasta el momento, para afrontar las consecuencias de la pandemia sanitaria.

Pero más allá de este interrogante que se puede despejar este jueves, la cuestión ahora es si los bancos, al menos los españoles, van a mantener el ritmo de incremento de apelaciones al BCE si se replantean unas condiciones más duras en la concesión crediticia y una menor demanda por parte de las empresas tras haberse agotado las líneas avaladas por el Estado mediante el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

La percepción de unas condiciones más duras también se generaliza entre las entidades europeas, según la encuesta sobre préstamos bancarios del propio BCE. Los mayores riesgos de impago, y por tanto de morosidad, pesará en los estudios sobre la concesión o no de algunos créditos.

Según esta encuesta, las entidades señalan "el deterioro de las perspectivas económicas, la menor solvencia de los prestatarios y la disminución de la tolerancia al riesgo como factores relevantes para el endurecimiento de sus criterios de concesión a los segmentos de empresas y hogares.

Artículos relacionados