BOLSA

Ebro Foods, alimentos básicos

Pocas em­presas hay en el mer­cado es­pañol cuyo ne­gocio no solo no se haya visto per­ju­di­cado por el co­ro­na­vi­rus, sino que in­cluso se haya visto be­ne­fi­ciado. Este sería el caso ajus­rado de Ebro Foods, que es­taría con­ta­bi­li­zando una me­jora de la de­manda de pro­ductos bá­sicos como la pasta y el arroz en el primer se­mestre del ejer­ci­cio.

Los analistas de Bankinter esperan para este año un aumento de las ventas de la empresa de alimentación del orden de un 12%, con un crecimiento en su margen Ebitda del 12,6%, aunque para el siguiente año cabría espera una moderación tanto de las ventas como de los márgenes debido al crecimiento de los costes previstos a partir de los próximos meses.

Aunque su rentabilidad por dividendo no es de las mejores del Ibex 35 no deja por ello de ser también atractiva con una contingencia de pago en los niveles más altos de su historia que eleva su rendimiento por encima del 3% con unas expectativas de aumento medio del 3,7% sin tener que variar el “pay out”. Con todo, su relación precio beneficio es su principal punto débil con un PER por encima de las 22 veces, algo exigente pese a su capacidad de generar caja.

En estas condiciones no resulta extraño que Ebro Foods esté luchando por subirse al carro de las empresas españolas que cotizan en positivo respecto a los precios de principios de año. Las acciones del grupo llevan semanas asentadas sobre los 18 euros y los expertos esperan ahora un nuevo impulso hasta los 20 euros por acción, zona de máximos registrados en junio de 2018.

A medio plazo, los operadores esperan mucho más del valor. En cuanto supere la referencia de los 20 euros creen que podría dar un salto de calidad extraordinario con un objetivo razonable como mínimo sobre los 22 euros, lo cual supone un potencial alcista superior al 20%, nada desdeñable en los tiempos que corren.

Artículos relacionados