Sigue desin­vir­tiendo en ju­nio, en plena re­cu­pe­ra­ción de las co­ti­za­ciones en el sector fi­nan­ciero

Norges deshace más posiciones en banca y ya sólo tiene más del 3% en dos entidades

Protagoniza su úl­timo mo­vi­miento ven­dedor en Liberbank. Antes lo hizo en Ibercaja, el otro pe­queño

Norges Bank
Norges Bank

Norges Bank es el rayo que no cesa de la banca es­pañola. El eje­cutor en bolsa de los de­sig­nios del to­do­po­de­roso fondo so­be­rano no­ruego sigue des­ha­ciendo po­si­ciones en el sector fi­nan­ciero, que asiste con preo­cu­pa­ción a un ca­ta­rata de ope­ra­ciones de venta que al­canza a prác­ti­ca­mente todas la en­ti­dades en lo que va de año. Las ne­ce­si­dades pre­su­pues­ta­rias del país nór­dico han puesto a Norges en modo ven­de­dor, y los bancos del Ibex 35 y del mer­cado con­tinuo están entre los más afec­tados por esta es­tra­te­gia.

En abril, el Estado noruego anunció un paquete de ventas de activos sin precedentes para hacer frente a los efectos del Covid-19. Puso a la venta participaciones por valor de 38.000 millones de euros, y entre la legión de compañías en las que activó la maquinaria vendedora estaba (y sigue estando) la banca española, que tras unos primeros cinco primeros meses del año en bolsa de caídas en algunos casos histórica, ha protagonizado su primer rebote consistente del año en junio, ya en las postrimerías del primer semestre.

El último movimiento significativo se ha producido en el capital de Liberbank. Norges ha vendido en el tramo final de junio el 0,14% del capital y ha reducido su participación hasta el 2,99%. Nunca había llegado tan abajo desde que afloró su primer 3% en la entidad en 2017. Romper a la baja este nivel tiene un enorme valor simbólico, porque a partir de ese porcentaje los fondos no deben comunicar sus participaciones al la CNMV salvo en circunstancias excepcionales. Y Liberbank ha sido el último de muchos.

En estos últimos meses, el fondo soberano noruego ha ido saliendo del cuadro de honor de accionistas significativos de los bancos españoles. Hace muy poco redujo su participación en Unicaja por debajo del 3%, como antes había hecho en Banco Sabadell y Bankia (donde las ventas fueron muy voluminosas) y también en CaixaBank. Pero la entidad catalana es la única que puede presumir de que Norges Bank ha vuelto sobre sus pasos y ha vuelto a recuperar su posición de accionista relevante. El fondo ha subido su participación en la entidad catalana desde el 2,97% hasta el 3,01%. Unas compras a contracorriente de la estrategia del gigante inversor europeo en el resto de entidades españolas precisamente en el banco cotizado español que menos está bajando en estos primeros seis meses del año. Las adquisiciones de títulos mandan al mercado el mensaje de que Norges (hiperactivo en la bolsa española, con ventas en la opada MásMóvil y compras en Amadeus) apuesta en firme por CaixaBank.

En otro plano está BBVA, donde Norges ha registrado un actividad incesante. Es junto a CaixaBank el único banco donde el fondo soberano noruego conserva más del 3% del capital. Pero las ventas también han sido pronunciadas en la entidad que preside Carlos Torres. Norges Bank ha reducido su participación de forma sostenida hasta el 3,36%. Un paquete que queda lejos del 3,6% que el fondo noruego había amasado el pasado mes de abril, después de la gran tormenta bursátil desatada por el coronavirus.

"Estamos hablando del segundo mayor accionista de la banca española, sólo por detrás de BlackRock. Que Norges se haya deshecho de parte de la cartera de bancos españoles ha puesto un tapón a las cotizaciones durante semanas", señalan fuentes de mercado que aseguran que, en cualquier caso, lo más intenso del proceso de venta podría haber pasado ya. Y aseguran también que el fondo noruego es un accionista estable, poco dado a los movimientos bruscos de la cartera al margen de situaciones excepcionales como las generadas por el coronavirus.

Artículos relacionados