Prueba de ello es el com­pro­miso de man­tener en el 0% el col­chón an­ti­cí­clico

Los supervisores se muestran flexibles para que los bancos sigan con el flujo del crédito

El sector tan sólo se queja ahora de la sus­pen­sión tem­poral del pago de di­vi­dendos

Credito
Credito

Las au­to­ri­dades fi­nan­cieras han re­la­jado mu­chos de los re­qui­sitos que pe­saban sobre los bancos con el ob­je­tivo de que se pueda man­te­ner, sin es­fuerzos aña­didos por parte de las en­ti­da­des, la fi­nan­cia­ción cre­di­ticia a aque­llos más afec­tados por la pan­de­mia. Sin em­bargo, la mayor fle­xi­bi­lidad de los su­per­vi­sores res­pecto a los ni­veles de ca­pital o li­quidez con­trasta con la sus­pen­sión tem­poral del re­parto de di­vi­den­dos, una me­dida contra la que pro­testa el con­junto del sector en los úl­timos tiem­pos.

La felicidad completa es difícil de alcanzar y mucho más para unos bancos que se han visto presionados por una oleada de regulación desde la anterior crisis. Lo que más de algún responsable del sector bancario ha calificado como tsunami regulatorio se ha superado a regañadientes aunque el objetivo era contar con unas entidades más robustas.

El coronavirus ha forzado a que los supervisores se hayan mostrado más laxos con algunos requerimientos implantados en los últimos años. A diferencia de la anterior crisis, con epicentro en el sector financiero, los bancos se han convertido en estos momentos tan duros en parte de la solución.

La mayor flexibilidad de algunos requisitos para la banca permitirá que se mantenga el flujo de la financiación crediticia hacia aquellos segmentos de clientes, tanto particulares o empresas, que se han visto más afectados por la pandemia y la histórica crisis económica que se vaticina.

El anuncio del Banco de España de que se mantiene el colchón de capital anticíclico en el 0%, una medida que también han adoptado otros países europeos que habían incrementado el mismo con anterioridad, es una prueba de esa mayor relajación para que los bancos puedan ofrecer la financiación necesaria, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas así como a los autónomos.

"El Banco de España ha decidido mantener el porcentaje en el nivel mínimo del 0%, confirmando su intención de no aumentar el porcentaje de este instrumento por un periodo de tiempo prolongado, al menos hasta que los principales efectos económicos y financieros derivados de la crisis del coronavirus se hayan disipado y se haya retornado a una senda de recuperación económica", sostiene el supervisor nacional.

El organismo gobernado por Pablo Hernández de Cos ha derivado ahora su interés s otros indicadores macrofinancieros, como el indicador de riesgo sistémico. Mediante el mismo, se puede analizar en tiempo real el nivel estimado de las tensiones sistémicas en los mercados financieros.

"Este indicador repuntó bruscamente en España tras el estallido de la crisis y actualmente se encuentra estabilizado en niveles que sugieren un alto grado de estrés macrofinanciero, al igual que ocurre en el resto de países de nuestro entorno", explica el propio Banco de España".

Polémico dividendo

La mayor relajación de algunos requisitos a los bancos se ha visto acompañada, sin embargo, con la suspensión temporal del reparto de dividendos y una prudente retribución variable a los empleados, los conocidos como bonus que suelen concederse a la alta dirección en función de los objetivos conseguidos.

Esa recomendación se produjo en marzo por parte del Banco Central Europeo (BCE) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) con el objetivo de reforzar la solvencia de las entidades. Los dividendos afectados son los de 2019 y 2020, al menos hasta el próximo mes de octubre.

No obstante, la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) se plantea que dicha recomendación sobre el reparto de dividendos se extienda hasta el 1 de enero. La mayoría de los banqueros ya han alzado su protesta ante esta limitación, ya que afecta a sus principales accionistas y pone en riesgo, en algunos casos, la labor social que los mismos desarrollan por su naturaleza de caja de ahorros, como CaixaBank.

Artículos relacionados