Las en­ti­dades ofrecen tipos muy ven­ta­josos a quienes cuentan con de­pó­sitos o fondos

Los bancos abren una nueva línea de negocio con los préstamos de liquidez garantizados

Liberbank y EBN li­deran un mo­vi­miento que poco a poco se ex­tiende al con­junto del sector

Liberbak
Liberbak

La li­quidez se ha con­ver­tido en el ob­je­tivo nú­mero uno de miles y miles de aho­rra­dores e in­ver­sores a los que el Covid-19 ha ju­gado una mala pa­sada. Hay un am­plio nú­mero de ra­zones por las que mu­chos es­pañoles han visto como sus in­gresos men­suales se han re­du­cido drás­ti­ca­mente o que, in­cluso, han des­apa­re­cido. Pero eso no quiere decir que no sean ciu­da­danos sol­ventes que para la banca es­pañola tienen un enorme en­caje es­tra­té­gico.

Es el caso, por ejemplo, de quienes tienen cantidades desde niveles muy modestos de 3.000 euros en productos financieros como fondos de inversión o depósitos a plazo, cuya venta supondría una importante merma financiero-fiscal. Con estas cartas sobre la mesa, la banca se ha puesto manos a la obra con el objetivo de cuidar a estos clientes de primer nivel y evitar que la actual situación de liquidez se traduzca en una caída de su cartera de productos de ahorro y de inversión.

¿Cómo? Ofreciendo préstamos con condiciones muy ventajosas y poco riesgo, porque el aval es el depósito o el fondo de inversión suscrito en la propia entidad. Empezando por los precios, que son muchos más asequibles que los de los préstamos personales, donde las mejores ofertas se sitúan entre el 4% y el 7%, siempre en función del volumen de la operación y del plazo de devolución. Pero en la nueva generación de préstamos garantizados los tipos de interés se sitúan entre el 1,3% y el 3,99%.

"Un inversor o ahorrador con al menos 50.000 euros en productos financieros es en este momento un tesoro para la banca. En este caso no importa tanto el beneficio que genera al banco el préstamo, como que éste sirva para fidelizar a un cliente para muchos años. El sector está cambiando, la competencia del sector 'fintech' no deja de crecer y un cliente solvente es un tesoro que hay que cuidar a toda costa", señalan en fuentes del sector.

Entidades como Liberbank o EBN Banco han puesto negro sobre blanco sus ofertas. La primera comercializa préstamos personales al 2,5% desde 5.000 euros con la garantía pignoraticia de los fondos de inversión. Para blindarse, el importe máximo no puede superar el 60% del valor liquidativo de los productos de inversión pignorados. En caso de impago, el banco podrá ejecutar la garantía pignorada y quedarse con los fondos de inversión.

Con estas mismas premisas, pero con la garantía de los depósitos de sus clientes en la entidad, EBN ofrece préstamos al 3,99% por hasta el 75% del importe de dichos depósitos. Los clientes del banco pueden solicitar enter 3.000 y 75.000 euros, con plazos de devolución entre los seis meses y los cuatro años. Además, Banco Caminos da crédito con la garantía de los fondos o depósitos contratados en la entidad a tipos del 1,26% TAE.

Pero estas ofertas son sólo la parte más visible de un movimiento mucho más general que se extiende por toda la banca española. Fuentes financieras aseguran que el conjunto de las entidades está ofreciendo soluciones a la medida a sus mejores clientes con productos financieros y necesidades inmediatas de liquidez. "Si detectamos un caso concreto se estudia y lo solucionamos casi en tiempo real. El riesgo para nosotros es mínimo y las ventajas, todas", señalan en un banco del Ibex 35.

Por lo tanto, la banca se ha puesto manos a la obra para reducir a la mínima expresión los efectos del Covid-19 con una estrategia que, reconocen, está funcionado en colectivos que se han visto paralizados por los ERTE a la espera de que se concrete el impacto económico definitivo de la pandemia. Con los préstamos de liquidez, la banca protege a sus clientes pero sobre todo se protege a sí misma. Pocas veces los intereses de ambas partes estuvieron tan unidos.

Artículos relacionados