DISTRIBUCIÓN

Turistas ru­sos, ja­po­neses y chinos son los que más se gastan en com­pras en las grandes ciu­dades

El Corte Inglés prevé que las rebajas salven la caída de ingresos del segundo trimestre

Desde que abrieron las tien­das, las ventas del grupo van bas­tante mejor de lo es­pe­rado

El Corte Ingles
El Corte Ingles

El Corte Inglés es­pera que la cam­paña de las re­bajas del ve­rano salve la caída que el grupo ha te­nido de­bido al Covid-19. Desde que pudo abrir las tien­das, las ventas han ido bas­tante mejor de lo es­pe­rado, lo que hace aven­turar una re­cu­pe­ra­ción mayor de lo que el equipo di­rec­tivo pre­veía. El ECI de­cidió ade­lantar al jueves 25 de junio sus ofertas co­mer­cia­les. La lle­gada de tu­ristas a España co­mienza a no­tarse y los cen­tros de la costa tienen un nivel de fac­tu­ra­ción más que acep­ta­ble.

“Al principio, esperábamos una compra embalsada por las ganas que el consumidor tenía al no poder acudir a las tiendas y que podría durar un tiempo corto. En cambio, esta venta en cierta forma impulsiva se está alargando en cierta medida inesperada, lo que nos hace ser más optimistas”, señalan fuentes próximas.

La situación económica y la falta de turistas rusos, de japoneses y de chinos se van a notar, sin duda, en los centros de ciudades como Madrid, Barcelona, Marbella, costa de Valencia y parte de Andalucía, donde el turismo que se mueve genera bastantes compras. “Hasta ahora, el comportamiento a nivel de compras es bueno. Tenemos que reconocer que, en cierta medida, está yendo bastante bien. Por ejemplo, la venta de electrodomésticos, va espectacular”, añaden.

Nuevos tiempos. Nuevas rebajas

El lema de este año: Nuevos tiempos. Nuevas rebajas, va encaminado a intentar captar al cliente ante la actual situación. Lo primero que el equipo directivo de El Corte Inglés trata de conseguir es que las personas que acudan a cualquier centro se encuentren seguras y cómodas a la hora de comprar. No dejan de ser las primeras rebajas tras el confinamiento y se han tenido que habilitar espacios amplios y seguros.

Un elemento añadido de incertidumbre al que se enfrenta el grupo es la gravedad de la situación económica a la que el país se ve sometido. Todos los índices macroeconómicos son muy pesimistas, de ahí que haya una cierta dosis de mayor inseguridad. El Banco de España acaba de estimar que la caída del Producto Interior Bruto (PIB) entre abril y junio será del entorno del 20% y elevará la tasa de paro del 14% al 20%.

Por ese motivo, el descenso en la entrada de turistas y la propia economía española provocan que el gasto en compras disminuya. La actividad y el gasto se mantienen muy por debajo de los niveles previos a la crisis sanitaria. La entidad emisora que gobierna Pablo Hernández de Cos prevé que todos los componentes de demanda experimentarán descensos muy elevados en el segundo trimestre.

En el caso concreto de la demanda nacional, subraya que el retroceso afectará, al igual que en el primer trimestre, a los distintos componentes del gasto privado, con caídas “muy acusadas” del consumo de hogares y en diferentes aspectos de la formación bruta de capital fijo.

Efecto en las ventas

El ECI admite que la pandemia que el obligó a cerrar sus grandes almacenes durante dos meses, tendrá un efecto importante en las ventas de este ejercicio y en los resultados finales. El grupo acaba de dar a conocer los datos de 2019 con unos beneficios de 310 millones de euros, lo que supone un 20% más que el año anterior. El resultado operativo (Ebitda) creció hasta los 1.097 millones de euros, un 5,4% más.

La cadena de grandes almacenes presentó en plena pandemia un ERTE que afectó a 26.000 trabajadores sobre un total de 90.000 empleados hasta que logró reabrir sus centros. El director financiero, Óscar Fernández de Llano, señaló ante los analistas que aún es pronto para calcular el impacto económico que tendrá la crisis.

No obstante, comentó que las buenas cifras de 2019 y las medidas que el grupo ha adoptado a nivel financiero permiten hacer frente con garantías a este año difícil. Fernández de Llano, señaló que, pese a todo, saldrán “más fuertes” y con una gran capacidad de adaptación. Justo antes de la pandemia, refinanció 2.000 millones de euros de su deuda y, posteriormente, consiguió un crédito de más de 1.300 millones con el aval de Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Artículos relacionados