LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa, tensa calma vírica

A los más pu­ristas del len­guaje no les gusta en ex­ceso la uti­li­za­ción del oxí­moron “tensa calma” por su pro­ce­dencia an­glo­sa­jona, pero más o menos eso es lo que viene ocu­rriendo en los mer­cados fi­nan­cieros en los úl­timos días. Hay una sen­sa­ción cre­ciente de que los ac­tivos han al­can­zado un cierto punto de ago­ta­miento a corto plazo a la es­pera de nuevos ca­ta­li­za­do­res. Y sin duda al­guna, el prin­cipal sería un re­medio contra el vi­rus.

En este ambiente, el índice Ibex 35 perdió un 3,2% la semana pasada para quedar ligeramente por debajo de los 7.200 puntos, peligrosamente cerca de la parte baja de la actual tendencia lateral.

Aunque los expertos siguen confiando en el proceso de recuperación, reconocen que está siendo mucho más lento de lo previsto por las reticencias del dinero a regresar al mercado español en las actuales circunstancias de incertidumbre tanto económica como sociales.

A lo largo del año, el volumen de negocio del mercado continuo solo ha superado los 1.000 millones de euros en apenas 13 sesiones. En alguna jornada apenas se han llegado a mover algo más de 300 millones. Cifras ridículas para una bolsa que quiere ser referente en Europa y Latinoamérica.

Todo ello está ampliando aún más la diferencia con el resto de bolsas europeas y, sobre todo, con Wall Street que prácticamente han recuperado casi todo el terreno perdido durante la crisis. Esta debilidad es como la pescadilla que se muerde la cola pues las malas condiciones elevan el temor de los inversores a tomar posiciones y la falta de posiciones empeoran la situación general del mercado.

Una de las máximas de los operadores es que cuando algo no funciona del todo conviene buscar alternativas. Por este motivo, el selectivo no hace más que ir perdiendo interés día a día frente a otros mercados, como el americano, que no deja de dar alegrías con un plus de rentabilidad muy superior, especialmente los índices tecnológicos. Una mala señal de cara al futuro de las cotizadas españolas.

Calendario semanal de Bolsa

La próxima semana, a caballo entre los meses de junio y julio, se presenta especialmente intensa en cuanto a indicadores de actividad, confianza e inflación. También se conocerán los datos de empleo norteamericanos del mes de junio, que se adelantarán al jueves por el cierre de Wall Street el viernes en conmemoración del Día de la Independencia del cuatro de julio.

Hoy lunes se espera la inflación en España, las ventas minoristas en Alemania, así como el clima empresarial, el sentimiento económico y la confianza consumidoras en la Zona Euro y las viviendas pendientes de venta en Estados Unidos.

En la sesión del martes, última del mes y del trimestre, los inversores deberán estar atentos al índice PMI de China, al PIB del Reino Unido y de España, y al IPC de la Zona Euro. Desde Estados Unidos llegarán precios inmobiliarios, el Chicago PMI y la confianza consumidora.

La agenda financiera internacional del miércoles también vendrá cargada de citas importantes. Este día se conocerán el PMI manufacturero en el Reino Unido, en España y en el conjunto de la Zona Euro. En Estados Unidos se publicará la encuesta de empleo privado ADP, el ISM manufacturero, el índice hipotecario MBA y los gastos de construcción.

El jueves estará marcado por los precios de producción y la tasa de paro en la Zona Euro, así como por la balanza comercial, los pedidos de bienes duraderos, los pedidos a fábrica y, sobre todo, por el informe de empleo del mes de junio que se publicarán en Estados Unidos.

La semana se cerrará el viernes con los indicadores de actividad PMI servicios en el Reino Unido, España y el conjunto del área euro, pero lo que más echarán en falta los inversores será a Wall Street, cerrada por festivo.

Artículos relacionados