Sacyr y Ferrovial re­saltan las ne­ce­si­dades de li­quidez que tiene el sector

Las constructoras exigen al gobierno menos presión fiscal para acoger más capital

España ne­ce­si­taría in­vertir 18.300 mi­llones anuales en in­fra­es­truc­turas en la pró­xima dé­cada

Manuel Manrique, Presidente de Sacyr
Manuel Manrique, Presidente de Sacyr

El sector de la cons­truc­ción, pese a que no ha sido de los más gol­peados por la pan­demia del Covid-19, acu­mula grandes ne­ce­si­dades de li­quidez para poder afrontar los pró­ximos retos de la re­cons­truc­ción. Grandes cons­truc­toras como Sacyr, Ferrovial o Acciona ve­rían con buenos ojos la en­trada de mayor ca­pital ex­tran­jero, como ha su­ce­dido en el sector de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, para poder aco­meter pro­yectos de in­fra­es­truc­turas y, para ello, re­claman al go­bierno me­didas de alivio fis­cal.

La Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y de la Ingeniería Civil concluye en un informe que España debería invertir 18.300 millones de euros de media anuales en la presente década con el fin de subsanar las deficiencias en mantenimiento y conservación y rehabilitación, así como para evitar la degradación de las obras públicas, sólo en materia de agua. Una cantidad que es difícilmente de alcanzar con la estructura fiscal actual, junto con el agravante del coronavirus.

Las constructoras han necesitado de una enorme cantidad de liquidez para asumir costes extraordinarios como consecuencia de la pandemia, ante un panorama de escasez de recursos públicos. Sacyr o Ferrovial, apuestan porque el gobierno ejecute un plan de reactivación nacional que sea atractivo “para la llegada de la inversión extranjera”. Para que grandes fondos de capital riesgo como KKR o BlackRock decidan apostar por el sector constructor español.

El conjunto de la industria mira hacia el ejecutivo para que se facilite la entrada de dinero desde el extranjero, además de exigir más facilidades, en cuanto a los términos fiscales. Por ahora, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha anunció un programa de 4.250 millones de euros para aliviar la carga que este tipo de compañías ya tienen a sus espaldas.

La meta principal, además de liberar este tipo de planes que puede ser beneficioso para las empresas que operan en esta actividad, es lograr “una disminución de algunas cargas fiscales”, según apuntan fuentes del sector.

La entrada de liquidez

En un reciente evento celebrado por la CEOE, Manuel Manrique confirmaba estas necesidades por parte de las constructoras. “En el mundo existe una grandísima cantidad de liquidez, por lo que los grandes fondos suelen buscar proyectos moderadamente rentables, pero que sean seguros y sostenibles”, apuntaba.

Teniendo en cuenta este telón de fondo, el máximo responsable de Sacyr comentaba que España necesita ser un foco preferencial para estas manos fuertes: “Debe y puede dar seguridad jurídica, certidumbre y fiabilidad; cierta racionalidad y una rentabilidad razonable, con un riesgo controlado”.

La principal referencia de entrada de dinero extranjero en los últimos tiempos se halla en el sector teleco. Sobre todo, en las inversiones que se han acometido en las redes de fibra óptica o las torres de telefonía. Y es que en los dos últimos ejercicios se han completado distintas operaciones en estas infraestructuras de la mano de grandes fondos de capital riesgo como Macquaire o KKR.

Esas inversiones son a las que hacía referencia Manrique. Por ejemplo, Blackrock, que acaba de levantar 5.100 millones de dólares para un fondo destinado a energía global e infraestructuras, o Brookfields, que ha hecho exactamente lo mismo al asegurarse 20.000 millones de dólares hace escasas fechas.

En un momento en el que los recursos públicos son cada vez más bajos, con esos ajustes fiscales de una gran dureza, el sector también reclama que se produzca una colaboración estrecha entre el ente público y privado. Especialmente, para que se puedan movilizar más recursos para los proyectos en horizontes temporales más amplios.

España teniendo la necesidad de invertir en infraestructuras de agua o de transporte. Igualmente, otro área que puede desarrollar un importante crecimiento es el de la rehabilitación de edificios. Para ello, es necesario que se llame la atención del dinero extranjero con una seguridad jurídica de fondo y unas garantías de que se va a producir un crecimiento sostenible durante los próximos años.

Artículos relacionados