El cre­ci­miento del PP en las en­cuestas y la de­bi­lidad de Podemos y Vox frenan la es­pe­cu­la­ción

Los bajistas reducen el pistón en España por la expectativa de un deshielo político

Los ges­tores ven ahora a España más como una opor­tu­nidad que como un país de alto riesgo.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. amigos para siempre.
Sánchez e Iglesias, amigos para siempre.

El di­nero sigue vi­gi­lando muy es­tre­cha­mente la ac­tua­lidad po­lí­tica en España. A nadie se le es­capa que la coa­li­ción entre el PSOE y Podemos siempre ha sido una mezcla de di­fícil di­ges­tión para el con­ser­vador uni­verso del ahorro y la in­ver­sión, y el Ibex 35 lo ha pa­gado en sus carnes en estos úl­timos me­ses. Pero el re­sul­tado de las úl­timas en­cuestas y el co­mienzo del des­hielo entre los dos prin­ci­pales par­tidos no ha pa­sado des­aper­ci­bido para los grandes fon­dos.

Tampoco para los inversores bajistas, que en estas últimas jornadas han reducido el nivel de actividad a la mínima expresión. Incluso en sesiones duras como la del miércoles, en las que las bolsas han pagado el temor a nuevos rebrotes del coronavirus en muchas zonas del globo, por el empeoramiento de las previsiones para la economía de la zona euro y por las nuevas amenazas comerciales de Donald Trump, que entre otros países señala a España con el dedo.

Salvo algunos escarceos en ACS, donde Marshall Wace ha elevado su posición corta hasta el 1%, apenas hay movimiento de los bajistas este semana. Los 'hedge fund' están dando una larga tregua a los valores españoles ahora que el Ibex ha caído de nuevo por debajo de los 7.500 puntos. Quien más quien menos ya ha recogido los beneficios de la última corrección y ahora el colmillo de los grandes depredadores de las bolsas es menos afilado. Hay razones coyunturales para este parón de la especulación, pero los expertos están también de acuerdo en la enorme influencia del factor político.

"A los inversores les gusta lo que dicen las encuestas. El PP ha crecido significativamente y poco a poco se quita de encima la alargada sombra de Vox. Y el dinero también pone en valor que Podemos está perdiendo peso. En este punto, todo son buenas noticias para el dinero con sello internacional, que durante meses se ha mantenido alejado del mercado y ahora empieza a tomar posiciones a medio y largo plazo. Este proceso apenas acaba de empezar, pero es indudable que la situación no tienen nada que ver con la de hace tres meses", señalan en una gran gestora internacional.

Nada de celebraciones

En cualquier caso, el mercado español no está para celebraciones. El Ibex 35 sigue perdiendo más de un 20% en lo que va de año, la resistencia de los 8.000 puntos se ha demostrado como muy dura de roer y los grandes valores del mercado siguen débiles, con muy escasas excepciones. Sin embargo, el mercado nacional se empieza a ver más como una oportunidad que como una opción de altísimo riesgo y retornos impredecibles. El acercamiento de Pedro Sánchez primero a Podemos, con acciones muy concretas, y ahora al PP en un proceso muy incipiente y con altibajos seguros por el camino alimentan las expectativas de ortodoxia política.

En la práctica, una parte muy importante del mercado empieza a vislumbrar que el margen del Gobierno para sacar adelante su programa de izquierdas es muy reducido. "No hay más que ver cómo el debate sobre la reforma laboral se ha reducido a casi cenizas y como Sánchez y sus ministros han bajado el diapasón de las expectativas del ala de votantes más radical. Lo que viene después del verano será duro en lo económico y lo social y el Gobierno no va a tener más remedio que volver sobre sus pasos en asuntos cruciales para la economía española, incluidos los impuestos", señalan en un 'broker' nacional.

Mientras el FMI empeora las previsiones para España y eleva al 12,8% la caída del PIB en 2019 (junto a Italia, nadie lo hará peor en la zona euro), el mercado da por hecho que el programa de ayudas a España estará condicionado (más o menos oficialmente) a la puesta en marcha de recortes y reformas opuestas a las políticas que lleva propugnando el Gobierno desde su constitución. "Habrá conflicto dentro del actual Gobierno y Sánchez no tendrá más remedio que buscar el pacto con el PP. Sólo es cuestión de tiempo que tengan que entenderse. Y eso es bueno para España SA", señalan fuentes empresariales.

Mientras, los inversores miden muy bien sus pasos. Los fondos más optimistas compran todavía a cuentagotas, de forma muy selectiva, aunque operaciones como la adquisición de casi un 2% de Bankinter por parte de BlackRock (ya es el segundo accionista con el 5,6%) demuestran que algo está cambiando en el mercado. Y los que apuestan por una caída de las cotizaciones han optado por parar las máquinas convencidos de que ahora hay mucho menos que rascar en el Ibex que cuando comenzó la primavera. Poco a poco la bolsa española se despereza, aunque sigue lejos de salir de la UVI.

Artículos relacionados