ECONOMÍA

El PIB de Alemania apenas caerá un 6,5% en 2020

Los 'cinco sa­bios' an­ti­cipan que la caída se com­pen­sará en 2021 con un au­mento del 5,4%

Angela Merkel.
Angela Merkel.

El Consejo de Expertos Económicos del Gobierno de Alemania, co­no­cido po­pu­lar­mente como 'los cinco sa­bios', es­tima que la eco­nomía ger­mana, la mayor de Europa, su­frirá una con­trac­ción his­tó­rica del 6,5% en 2020 para re­botar un 4,9% en 2021.

De este modo, los expertos han revisado a la baja su pronóstico del pasado mes de marzo, cuando apuntaron a una caída del PIB del 5,4% este año, mientras que mantienen la intensidad del rebote previsto para 2021.

Las previsiones de los consejeros del Gobierno de Ángela Merkel resultan más optimistas que las del Bundesbank, el banco central de Alemania, que espera una contracción del PIB germano del 7,1%, mientras que Berlín anticipa un retroceso de la actividad del 6,3%.

En concreto, las nuevas previsiones del Consejo apuntan a que, tras la caída del PIB del 2,2% en el primer trimestre, Alemania registrará una contracción del 9,7% en el segundo trimestre, para crecer un 4,3% entre julio y septiembre y un 2,5% en el cuarto trimestre.

"No es probable que el PIB recupere los niveles anteriores a la pandemia antes de 2022", han advertido los cinco economistas, advirtiendo de que el paro seguirá aumentando en Alemania durante los próximos meses y solo comenzará a reducirse a lo largo de próximo año.

Las previsiones de los 'cinco sabios' apuntan a un fuerte incremento de la tasa de paro, que subirá este año al 6,1% desde el 5% de 2019, manteniéndose en ese nivel durante el próximo año.

En cuanto a las cuentas públicas, el Consejo prevé que Alemania registrará en 2020 un déficit del 6% del PIB, frente al superávit del 1,5% de 2019, mientras que en 2021 confía en que este desequilibrio negativo se reducirá al 3,9% del PIB.

"Las perspectivas para el desarrollo económico siguen sujetas a una considerable incertidumbre", han advertido los economistas, quienes advierten del riesgo de una fase significativamente más larga de debilidad de la economía en el caso de que haya un rebrote sustancial de los contagios que impida continuar con la relajación de restricciones y de que la incertidumbre de empresas y hogares no disminuya.

Artículos relacionados