COMERCIO EXTERIOR

Comercio exterior, primer cuatrimestre: baja el petróleo y más déficit con China

Las ex­por­ta­ciones se des­peñan casi un 40% por culpa de la pan­demia

China
China

El Covid ha ejer­cido un efecto de­vas­tador en el mes de abril en las cuentas con el ex­te­rior. Quizá no podía ser de otra ma­nera. Las ex­por­ta­ciones se han des­peñado hasta un 39,3% res­pecto al mes de abril de 2019 y lo mismo ha su­ce­dido con las im­por­ta­cio­nes, caída del 37,2%. Y como quiera que el valor de las im­por­ta­ciones es siempre su­perior, el saldo co­mer­cial ha re­gis­trado una me­jora del 5,4% con re­la­ción a abril de 2019.

Esa contracción del déficit obedece en buena medida al desplome del precio del petróleo y la consiguiente corrección del déficit energético.

La fuerte caída de las exportaciones está motivada por el descenso en las ventas de automóviles, maquinaria y bienes de equipo. Sin embargo, el sector de alimentación y bebidas registra un modesto incremento del 0,9% respecto al mes de abril de 2019.

En comparación con otros países europeos se observa, en el mes de abril de 2020, una caída de las exportaciones alemanas del 31% y del 43% en el caso de Francia.

En el primer cuatrimestre del año la evolución de ventas y compras está mucho más atenuada. En efecto, el valor de las exportaciones en euros fue un 12,4% inferior al del primer cuatrimestre del año anterior; el descenso de las importaciones en tasa interanual fue del 12,8%.

El déficit comercial se recorta en un 17,7% mientras la tasa de cobertura, exportación – importación, asciende al 90,1%, una tasa superior a la registrada en los primeros cuatrimestres de 2018 y 2019.

El paralelo descenso de las compras y ventas de mercancías de España con el resto del mundo no se ha traducido en un mayor déficit comercial, de manera que podríamos afirmar que el sector exterior resiste. Resistencia generada por el incremento de las exportaciones de nuestros productos alimenticios y el menor precio del petróleo.

En el abanico de sectores exportadores, los alimentos y bebidas vuelven a ocupar el primer lugar con un 21,1% del total exportado. La maquinaria y los bienes de equipo ocupan un segundo puesto con el 19% del total.

Ahora bien, mientras este señero renglón de nuestras ventas al exterior disminuía el valor de sus ventas en un 17% respecto al primer cuatrimestre de 2019, las exportaciones agrarias crecieron un 8,8%. Una evolución que confirmaría el grado de competitividad de la agricultura española, especialmente en el mercado comunitario.

En el primer cuatrimestre de 2020 se mantiene un superávit de 3.000 millones de euros con la UE y de 3.828 millones con la zona euro. Se reduce, además, el saldo con los países no comunitarios desde los 14.649 millones de euros en el primer cuatrimestre de 2019, hasta 12.178 millones en el mismo periodo de 2020.

El número de exportadores regulares, tres años seguidos en la tarea, ascendió a 46.292 el mismo número que el del primer cuatrimestre de 2019. Estos exportadores regulares vendieron mercancías por un valor de 81.000 millones de euros lo que representa el 95% del total exportado, aunque la cifra total sea un 13% inferior a la registrada en el primer cuatrimestre de 2019. Comparación geográfica: el descenso cuatrimestral del 12,4% de las exportaciones españolas es superior al menos 9,8% de la UE o el menos 10,1% de Alemania pero inferior al 17,3% registrado por Francia.

La UE continúa siendo nuestro principal cliente, aunque las ventas han bajado en tasa interanual en un 12,6%. Una caída equivalente con la registrada con América, pero muy superior, más del doble, a la contabilizada con Asia. China sigue siendo el principal escollo; nuestras exportaciones crecen un 2,7%, mientras las importaciones avanzan a un ritmo del 9,4%: coronavirus con sus mascarillas y guantes.

Destaca el desplome de las ventas a Marruecos y Portugal, nuestros vecinos por el sur y el oeste, quizá por tratarse de compradores menores de productos agrarios españoles. En el cómputo general exportación – importación, se mantiene el superávit con la UE, así como con la Europa no comunitaria, incluido el Reino Unido.

Los intercambios con el continente Americano se mantienen equilibrados mientras el déficit con Asia, 11.437, explica, que a pesar de nuestro saldo positivo con la UE, el déficit comercial total de España en el primer cuatrimestre de 2020 sea de 12.178 millones de euros.

China, principal actor de nuestro déficit comercial mantiene un superávit que no acaba de reducirse. Una fuerte dependencia de productos chinos con el interrogante de cuál ha sido el efecto del coronavirus.

Artículos relacionados