BOLSA

Iberdrola, valoración muy medida

Las “utilities”, con Iberdrola a la ca­beza, han sido el gran sostén de los mer­cados es­pañoles du­rante la pan­de­mia. Sin ellas, el prin­cipal in­di­cador es­pañol, que ya de por si lo ha pa­sado mal, se ha­bría hun­dido. Pero una vez su­pe­rado lo peor de la cri­sis, los ope­ra­dores se pre­guntan si sigue ha­biendo opor­tu­nidad en el sector te­niendo en cuenta la re­cu­pe­ra­ción.

Y la respuesta, en principio, no parece muy halagüeña, si bien es cierto que no dejan de ser un sector defensivo de cara a posibles rebrotes del virus o de nuevos posibles problemas en la reactivación económica.

Así las cosas, los inversores siguen apostando por Iberdrola como caballo ganador gracias a un negocio muy sólido con cada vez mayor peso de las energías renovables. La eléctrica ha firmado en los últimos meses el mayor contrato de eólica marina para Navantia en Cádiz. Por su parte, la administración Trump le ha dado el ok para comenzar con el estudio medioambiental de Vineyard Wind, un superproyecto eólico, también marino cuyo objetivo es convertirse en el primer parque de este tipo en Estados Unidos con una inversión de 2.500 millones de euros.

Una intensa actividad que mantiene a Iberdrola entre las preferidas de los bolsistas del mercado, En los dos últimos años ha duplicado su precio, situándose como la segunda compañía del Ibex 35 por capitalización, cerca de 66.000 millones de euros, solo por detrás de Inditex.

Sin embargo, es precisamente este empuje el que ha hecho perder cierto interés entre los analistas fundamentales, que consideran muy ajustada su valoración. El consenso recogido por Reuters le confiere un precio objetivo en torno a los 9,9 euros, De este modo, al margen de próximas revisiones, la mayoría de expertos considera que la eléctrica habría agotado todo su potencial.

Visión que no parecen compartir los expertos técnicos, En lo que va de año, el valor acumula una revalorización del 15% y en estos días ha logrado superar de nuevo la barrera de los 10 euros por acción. Este movimiento, explican, deja vía libre para nuevas subidas hacia la cota de los 10,6 euro, donde se cerraría el gap bajista sufrido durante la crisis y a partir de ahí, dicen, incluso tendría cierto margen para abordar sus máximos si acompañan las condiciones generales del mercado.

Artículos relacionados