Iberdrola invertirá más de 1.300 millones en el desarrollo de 1.800 MW renovables en Castilla y León

Planta fotovoltaica de Balboa
Planta fotovoltaicas de Balboa

Iberdrola promoverá en Castilla y León en los próximos años más de 1.800 megavatios (MW) en proyectos renovables -eólicos y fotovoltaicos-, para los que destinará inversiones de más de 1.300 millones de euros.

En un comunicado, la energética destacó que este volumen de recursos dinamizará el tejido industrial y generará empleo para 18.000 personas, atendiendo a las estimaciones establecidas en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

La región de Velilla, donde el grupo cerrará una de sus dos últimas centrales de carbón en el mundo -junto a la de Lada (Asturias)- tras recibir el visto del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico-, será el eje vertebrador de este impulso a las energías 'verdes' del grupo en la comunidad autónoma.

En concreto, la compañía construirá en Velilla el mayor complejo fotovoltaico de la región, con un total de 400 MW de potencia instalada, que será también uno de los mayores de España y representará una inversión de 300 millones de euros y la creación de más de 4.000 empleos, según la estimación basada en los cálculos utilizados en el PNIEC.

Este plan de transformación en la zona incluye, además, inversiones en redes inteligentes y movilidad sostenible, la instalación de una planta de valorización de residuos, programas de formación y la creación de una Plataforma de Innovación Ciudadana para incentivar el emprendimiento en la comarca.

650 MW RENOVABLES Y UNA CARTERA ACTUAL DE PROYECTOS DE MÁS DE 1.100 MW Esta estrategia del grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán para la transformación de la comarca de Velilla se basa en tres ejes: inversiones en proyectos 100% renovables, dinamización del tejido empresarial y el empleo local en torno a principios verdes e innovación y apoyo al emprendimiento local.

En la región, la energética mantiene en construcción y tramitación más de 650 MW renovables en proyectos eólicos y fotovoltaicos. Así, la compañía acaba de iniciar la ejecución del complejo eólico Herrera, con los aerogeneradores de mayor potencia en el mercado nacional en la actualidad, y el parque Fuenteblanca; y tramita los proyectos eólicos de Buniel y Valdemoro -que hacen de sus 164 MW de potencia uno de los mayores de la compañía y del país-, así como tres fotovoltaicas de más de 400 MW, entre ellas, una planta solar en Ciudad Rodrigo.

Adicionalmente, impulsará su plan de inversión en renovables en la región con el desarrollo de una cartera de proyectos eólicos y fotovoltaicos que en la actualidad se eleva a más de 1.100 MW, cuya tramitación iniciará este año para su desarrollo a partir de 2022.

Castilla y León es la región con más potencia 'verde' instalada por la compañía, donde opera ya más de 5.100 MW eólicos e hidráulicos.

PLANTA DE VALORIZACIÓN DE RESIDUOS. A su plan acelerado de recuperación 'verde' se le sumarán más inversiones en los ámbitos de la renovación, la mejora y la digitalización de la infraestructura de la red de distribución de la compañía, en la que invierte 70 millones de euros al año, así como en la promoción de la movilidad eléctrica, con la instalación de puntos de recarga de vehículo eléctrico en la comarca y su zona de influencia.

Iberdrola promoverá así en la comarca proyectos de economía circular, como es el caso de la instalación de una planta de valorización de residuos para el tratamiento y reciclaje de las cenizas, escorias y yesos, con el fin de transformarlos en nuevos materiales para el sector de la construcción.

La electrificación va a convertirse también en palanca de la reactivación de la economía y el empleo y ofrecerá oportunidades de desarrollo para empresas proveedoras locales.

El grupo realiza compras anuales por valor de 150 millones de euros a más de 700 compañías castellanoleonesas, que permiten la generación de 265 empleos al año.

CIERRE DEFINITIVO DEL CARBÓN. A finales de 2017, Iberdrola solicitó la autorización de cierre de sus últimas centrales térmicas en el mundo, situadas en Velilla (Palencia) y Lada (Asturias).

La compañía aspira a tener una intensidad de emisiones prácticamente nula en Europa para 2030 y tiene como objetivo alcanzar la neutralidad en carbono para 2050 a nivel global. Desde 2001, el grupo ha clausurado 15 centrales térmicas de carbón y fuel oil en el mundo, que suman casi 8.500 MW.

Para este año, el grupo prevé realizar unas inversiones récord de 10.000 millones de euros en energías renovables, redes eléctricas inteligentes y sistemas de almacenamiento a gran escala, después de haber destinado 25.000 millones de euros desde 2001 en España, que se elevan a 100.000 millones en el mundo, que han permitido la generación de 80.000 empleos en el país.

Artículos relacionados