El des­plome del con­sumo y los nuevos há­bitos so­ciales re­ducen el nú­mero de ac­tivos

El negocio de los locales comerciales se reinventa para sobrevivir al virus

Se ace­leran las ventas y el cambio de uso por la caída de ren­ta­bi­lidad que pro­voca el Covid-19

Locales Comerciales
Locales Comerciales

Los dueños de los lo­cales co­mer­ciales son un ma­nojo de ner­vios en este ‘sprint’ final del primer se­mestre del año. El des­con­fi­na­mi­nento del país avanza pe­re­zo­sa­mente y no deja las me­jores no­ti­cias a quienes de­penden del con­sumo pri­vado, que apenas le­vanta el vuelo este mes de ju­nio. Puede más la in­cer­ti­dumbre eco­nó­mica y la pers­pec­tiva de un otoño muy ca­liente en el mer­cado la­bo­ral. De mo­mento la con­signa es guardar por si acaso.

Confirmadas las peores expectativas, los dueños de los centros comerciales tienen que reinventarse para sobrevivir. El largo parón provocado por el Covid-19, la lenta vuelta a la actividad y el terror a un rebrote de la pandemia les obliga a mover ficha rápidamente en un ambiente de máxima presión. Lo que viene es un desplome de las rentabilidades incluso en las mejores zonas de las grandes capitales y una caída brutal de la facturación fuera de los emplazamientos VIP.

“Un local comercial podía ofrecer a quienes compran el activo para luego alquilar una rentabilidad bruta entre el 4,5% y el 6% antes del Covid-19 en una zona ‘prime’. Ahora podemos ver descensos de hasta dos puntos porcentuales, porque las expectativas son muy distintas. Por lo tanto, los compradores van a exigir suculentos descuentos a los dueños de locales que ahora quieren vender, que son muchos”, señalan en fuentes del sector.

Efectivamente, el interés por deshacerse de este tipo de activos se ha disparado desde el pasado mes de marzo. El local es un bien relativamente escaso en España, lo que debería convertirse en un soporte para los precios, pero los potenciales compradores no tienen prisa. Saben que pueden forzar la máquina porque todo el año 2020 será duro y podrán conseguir mejores valoraciones en la segunda parte del ejercicio por las necesidades de liquidez de los propietarios.

Muchos descuentos

Fuentes del sector aseguran que los compradores están exigiendo descuentos que llegan al 30% y el 40%. Unos porcentajes que están obligando a muchos propietarios a cambiar el paso y a estudiar fórmulas alternativas. Una de ellas es la reconversión de los locales en viviendas de alquiler. Fuentes del sector aseguran que el interés por esta fórmula está creciendo mucho en las últimas semanas como fórmula de protección de las rentas en los próximos trimestres.

“También hay bajadas en el precio de los pisos de alquiler, pero se trata de un mercado mucho más estable ahora que el de los locales comerciales, especialmente si están ubicados fuera de la almendra central de las grandes ciudades. Para muchos propietarios es una salida natural a la espera de tiempos mejores. Vamos a ver una reducción muy potente de la oferta de locales comerciales en los últimos meses”, señalan en una gran consultora inmobiliaria española.

La situación se está trasladando también a las grandes capitales como Madrid y Barcelona, donde antes de la crisis había una cierta saturación de locales comerciales. Los mejor situados sobrevivirán a costa de una rebaja sustancial de las rentas. Las negociaciones entre arrendadores y arrendatarios han sido continuas en estos últimos meses. Muchos dueños han aceptado rebajas muy suculentas de los alquileres, pero otros han decidido poner pies en polvorosa.

Los expertos están de acuerdo en que ningún otro activo inmobiliario va a sufrir más los rigores de la crisis que los locales comerciales, que también pagan los cambios de hábitos sociales que ha provocado la pandemia. El aumento de las compras ‘online’ se une al desplome general de consumo y forma el binomio de grandes enemigos de un sector que ya estaba ofreciendo signos de agotamiento antes la crisis. Ahora está obligado a reinventarse.

Artículos relacionados