El 100% de las firmas de aná­lisis re­co­miendan com­prar sus tí­tulos en Bolsa

La liquidez y el negocio de concesiones dispara el apetito inversor por Sacyr

La com­pañía tiene un flujo de caja ope­ra­tivo de 89 mi­llo­nes, lo cual le brinda un gran margen

Manuel Manrique, pte, de Sacyr.
Manuel Manrique, pte, de Sacyr.

Sacyr pa­rece des­pertar del largo sueño que hundió sus tí­tulos en Bolsa un 59% desde los má­ximos anuales de fe­brero hasta el suelo al­can­zado el pa­sado 23 de marzo, apenas diez días des­pués del inicio del es­tado de alerta. Los in­ver­sores pa­recen haber re­cu­pe­rado el hambre por el valor al ob­servar po­ten­cial, no solo por la re­mi­sión de la pan­de­mia, sino por su ca­pa­cidad para la ge­ne­ra­ción de caja y sobre todo por la es­truc­tura de su ne­go­cio, apa­ren­te­mente más fa­vo­rable a fu­turo que otras em­presas del sec­tor.

La compañía dedicada a la construcción y a la gestión de infraestructuras y servicios y que preside de Manuel Manrique, tiene una oportunidad de recuperarse de la paralización de la actividad económica tras la crisis del coronavirus mucho mayor que otras firmas del sector.

Una de las grandes razones que provoca la confianza en sus títulos por parte de las firmas de análisis es precisamente su negocio concesional, dado que los activos de concesiones tienen una baja exposición al tráfico, ya que la mayoría de ellos son pagos por disponibilidad. Este modelo limita el riesgo en momentos de recesivos como el actual.

Kepler o Renta 4 indicaban en informes los motivos por los que puede seguir incrementándose sus volúmenes. A las cifras de explotación de los negocios de la empresa que han aglutinado aumentos en los ingresos del 1% y del 16% del Ebitda, cabe destacar que más del 50% de la cartera de Ingeniería e Infraestructuras está ligada con proyectos de concesiones. Un segmento que se prevé que se reactive durante el segundo semestre del ejercicio.

Estos activos derivados de las concesiones poseen una leve exposición a las reducciones del tráfico, que se ha visto absolutamente recortado por el proceso de cuarentena, dado que la mayoría de los contratos indican pagos por disponibilidad y no por uso. El riesgo, por tanto, queda muy limitado. Los expertos resaltan a favor de Sacyr la gran posición de liquidez que le puede permitir de un mayor margen de maniobra.

Según informaba el grupo en la publicación de sus últimos resultados trimestrales: “La Dirección Financiera ha incrementado de una manera significativa las líneas de crédito disponibles de modo que tiene cubiertos los vencimientos de este año”. Además, añadía: “Las previsiones de Tesorería del Grupo para ejercicio 2020 muestran disponibilidad de liquidez sin tensiones ya que gran parte de la financiación tiene vencimientos a largo plazo”.

La traducción de esta situación es de un flujo de caja operativo de 89 millones de euros, lo cual supone un margen para afrontar cualquier tipo de contingencia. A ello hay que sumarle la obtención de las últimas líneas de crédito por 300 millones de euros para afrontar los vencimientos del presente ejercicio y así capear la posibilidad de que no se renueven los European Commercial Paper (ECP).

Todas las firmas de análisis recomiendan comprar

Las cuentas financieras del primer trimestre no han supuesto una reducción de la confianza sobre la concesionaria española de los inversores. Más bien al revés. El 100% del consenso de mercado de Reuters recomienda la compra, un respaldo que no había recibido desde su debut en la bolsa. Además, otorgan un potencial a sus acciones de más de un 65%, hasta los 2,67 euros.

Javier Galán, analista de Renta 4, exponía que la firma es atractiva desde el punto de vista de la inversión, debido a que tiene “poca deuda, un crecimiento visible, elevados retornos de capital, elevadas barreras de entra y capacidad para poder acometer reinversiones”.

La última en subirse al barco ha sido Mirabaud, que era la única firma de inversión que todavía no aconsejaba tomar posiciones en el valor. No obstante, se ha terminado rindiendo y ahora si ven potencial en la compañía. La casa de análisis ha incrementado el precio objetivo en más de un 30% hasta los 3,35 euros, lo que le deja un potencial alcista de casi el 23% sobre los niveles en los que cotiza en la actualidad.

Más optimista con Sacyr es Kepler. En su última revisión fijó su potencial en los mercados en más de un 110% sobre la cotización actual, debido a que tiene una posición ideal para beneficiarse de una recuperación económica.

Artículos relacionados