Ence, Cellnex y ACS ca­pi­ta­lizan la ope­ra­tiva de los grandes 'hedge funds'

Los bajistas dejan la banca y se hacen fuertes en sus 'clásicos'

El mini rally de fi­nales de mayo li­mita la ten­sión entre las em­presas por las ventas a corto

Ence
Ence

El Ibex 35 ha co­men­zado junio a todo gas. En mayo hubo 'mini rally' y cierto cambio de ex­pec­ta­tivas a la vista de que el des­con­fi­na­miento del país gana ve­lo­ci­dad, el Gobierno ace­lera su ope­ra­ción de sal­va­mento del año tu­rís­tico y que el de­bate sobre la de­ro­ga­ción total de la re­forma la­boral pierde in­ten­si­dad. Una cierta vuelta a la or­to­doxia que es­pe­raban los grandes in­ver­sores se ha ce­le­brado con una subida del 6% en la úl­tima se­mana de mayo, que se am­plía al 7,5% desde que se le­vantó el veto a las ventas a corto.

En la apertura del mes de junio este lunes, el Ibex 35 se ha dado un pequeño a medida que los bajistas abandonan un sector como la banca y se ceban en sus clásicos. Tal es el caso de Bankia y Sabadell, muy castigados en mayo y que reputan a golpe s subidas superiores al 5% diario. Eso sí, con algunos retrocesos puntuales.

Fue el pasado 19 de mayo cuando el Ibex 35 se tambaleaba alrededor de los 6.600 puntos en un ambiente de máxima negatividad. Desde esos niveles ha llegado un rebote brioso, que ha tenido mucho que ver con la percepción de que el Gobierno de Pedro Sánchez está débil y de que el delicado estado de salud de las cuentas públicas no invita a aventuras heterodoxas en materia económica. Esta evidencia, unida a precios en muchos casos de saldo, ha cambiado la percepción de los inversores.

Incertidumbre manifiesta

Al menos a corto plazo, porque las empresas no las tienen todas consigo. "Estamos en un mercado muy volátil, muy especulativo, en el que todo puede pasar en cualquier momento. Hay un riesgo latente de rebote de la pandemia que podría cogernos en niveles claramente superiores a los 7.000 puntos en el Ibex 35. No se puede cantar victoria por las subidas de los últimos días. Los bajistas siguen al acecho", señalan en una de las empresas más monitorizadas por los 'hedge fund'.

En estas dos primeras semanas tras el levantamiento del veto a los cortos, los grandes especialistas en las ventas han hecho suyo aquello de "más vale bueno conocido...". Sus primeros movimientos significativos se están produciendo en los mismos valores en los que amasaron potentes plusvalías en el primer trimestre del año. Sabadell, que intenta salir de la zona de mínimos históricos, su víctima favorita Ence, además de Cellnex y ACS parecen sus grandes objetivos.

Sabadell, fuera de peligro

El banco que preside Josep Oliu ha protagonizado un movimiento intenso de la mano de su mayor bajista. Millennium empezó por aflorar una posición corta de algo más del 0,5% del capital, pero luego no dejó de subir la presión a toda velocidad hasta alcanzar el 1,81% del capital del banco. Un movimiento muy llamativo porque Sabadell pierde más de un 70% en lo que va de año. Pero de un sólo golpe ha cerrado totalmente su posición cortas, como la del 0,6% alcanzada en Bankia.

Los 'hedge' también buscan ganancias significativas en ACS, que ya ha recuperado todas las pérdidas acumuladas durante el 'crash' de marzo. Desde entonces ha más que doblado la cotización, lo que ha vuelto a poner a la compañía de nuevo en el foco de los bajistas. Uno de los más grandes, Marshall Wace, ha elevado su posición corta hasta el 0,80%, mientras que AKO Capital ha alcanzado el 0,52%. De momento el grupo que preside Florentino Pérez aguanta a pie firme en el parqué.

También hay mucho movimiento en Ence, el rey de las posiciones bajistas en el mercado español. Los especuladores tienen alrededor de un 4% del capital. Uno de los más duros es AHL, que acabada de subir las ventas a corto hasta el 1,29% del capital. Millennium las ha bajado hasta el 0,61%, de la misma forma que AQR lo ha hecho en Cellnex, donde cuenta con menos de 1%. Por lo tanto, hay movimientos para todos los gustos dentro del exclusivo Ibex 35.

Por lo demás, los 'hedge' sostienen sus apuestas contra valores como Indra, Enagas, Sacyr o Dia, donde las posiciones cortas se mantienen en niveles muy similares a los de antes de veto. De momento, las compañías cotizadas respiran más tranquilas en un mercado liberado en estas últimas sesiones de presiones bajistas. Pero el mercado ya ha dado sobradas muestras de cómo puede cambiar de dirección con mucha facilidad. De momento hay tregua, con el Gobierno muy atento a la protección de las compañías más atacadas.

Artículos relacionados