BOLSA

ArcelorMittal, infravalorada y muy barata, lucha por evitar males mayores

Los ges­tores con­si­deran que ofrece una opor­tu­nidad de ren­ta­bi­lidad im­pre­vi­sible

Arcelor Mittal
Arcelor Mittal

Los ope­ra­dores han acen­tuado su vi­gi­lancia sobre el sector ace­rero en estos me­ses. La crisis ge­ne­rada por el co­ro­na­virus no ha hecho más que agravar la de­gra­da­ción que ve­nían su­friendo las grandes si­de­rúr­gicas en los úl­timos años. Situación que ha ele­vado de forma no­table los riesgos de im­pago y, en con­se­cuen­cia, de quie­bra.

Sin embargo, los intensos ajustes producidos pueden ser también en una inmensa fuente de rentabilidad futura en caso de superar los vaivenes actuales.

El sector ha sido uno de los más castigados en los mercados financieros al resentirse por la intensa disminución de la demanda de los sectores de la automoción, que ya venía siendo débil, y energético. En este contexto, la situación financiera de los productores y comerciantes de acero se ha deteriorado de forma significativa, ahondando en los profundos problemas que venía arrastrando.

Los expertos calculan que el valor añadido del hierro y el acero se contraerá entre un 12% y un 17% en los principales mercados mundiales a lo largo de 2020. Pero lo peor de todo es que su recuperación dependerá además de otros sectores muy tocados.

Por este motivo, los analistas aconsejan andar con pies de plomo a la hora de tomar posiciones en el sector, donde hoy más que nunca se debe ser extremadamente selectivo, apostando por aquellos valores que hayan tomado medidas convincentes para equilibrar sus cuentas.

Uno de ellos podría ser ArcelorMittal, que cuenta con la recomendación de comprar o sobreponderar de 11 de los 16 analistas que siguen al valor. Su cotización, pese al rebote, experimentado en las últimas semanas se mantiene en niveles de 2016 con una situación aparentemente más sólida. Es decir, está barata e infravalorada.

La reciente ampliación de capital por 1.850 millones de euros con el objetivo de reducir deuda no ha gustado en exceso en el mercado, al que ha cogido por sorpresa, aunque en los foros se reconoce que le proporcionará margen suficiente para fortalecer su balance en las actuales condiciones.

Esta ampliación ha llevado a Morgan Stanley a rebajar su estimación de precio objetivo a 13,5 euros por acción, pero la firma ha reiterado su recomendación de comprar pues dicha valoración deja todavía un amplio margen de rentabilidad.

Artículos relacionados