Monitor de Consumo Bancario

En mu­chos casos la re­baja puede de­berse a la pér­dida de valor del in­mueble o al de­te­rioro del mismo

Guía para sobrevivir a las hipotecas 'bicoca' con descuentos de hasta el 70%

La fi­nan­cia­ción del 100% se aplica casi en ex­clu­siva a los pisos pro­piedad de bancos

Hipotecas.
Hipotecas.

¿Es po­sible con­se­guir el 100% de fi­nan­cia­ción para la compra de una vi­vienda? Sí, por su­puesto. Siempre que esa vi­vienda esté dentro del 'stock' de in­mue­bles acu­mu­lados por las en­ti­dades fi­nan­cieras du­rante los años de la crisis pos­t-­bur­buja o como re­sul­tado de la ad­qui­si­ción de un banco pla­gado de ac­tivos tó­xicos (el Popular, por ejem­plo). Estos pisos tienen ven­tajas en su co­mer­cia­li­za­ción que con­tri­buyen a su apa­rente es­tatus de 'bicoca', como ju­gosos des­cuentos de hasta el 70%. Pero, ¿es oro lo que re­luce? Puede serlo, pero hay que exa­minar bien la veta.

Las dos 'castas' de hipotecas

Mientras que antes de 2008 era relativamente habitual que los bancos prestaran al 100% para la adquisición de casas -e incluso un plus para amueblar y pagar las tasas, entre otras cosas- en la actualidad esto se ha convertido en la excepción. ¿Los motivos? Según los expertos del portal inmobiliario Kelisto.es, la mucho mayor tasa de morosidad de este tipo de hipotecas y la imposibilidad de titulizarlas; es decir, venderle la deuda a un tercero para conseguir más ganancias.

"Con este panorama, no extraña que a día de hoy, los bancos solo presten, de media, el 63% del valor de las viviendas", aseguran desde Kelisto citando datos del Banco de España. Sin embargo, el paisaje cambia totalmente de color cuando se trata de adquirir un piso propiedad del banco de turno: dejando aparte los préstamos 'rareza' sobre vivienda libre -que exigen plazos de amortización de 10 años o unos requisitos de solvencia exorbitados- si queremos que el préstamo cubra la totalidad del valor de la casa hay que estar dispuestos a adquirir uno de los inmuebles que las entidades tienen en cartera.

Al generoso crédito se le suman otras condiciones muy favorables dirigidas a 'poner los dientes largos' al posible cliente: intereses bajos, plazos de amortización de tres décadas e incluso descuentos mareantes que pueden llegar al 70%. Respecto a esta última ventaja, posiblemente la más espectacular, desde el portal inmobiliario Helpmycash.com dan algunos consejos para separar convenientemente la paja del trigo.

Descuento o devaluación

En primer lugar, lo más sensato es buscar y comparar para comprobar si el descuento no es simplemente una desvalorización del inmueble. "Los bancos quieren deshacerse de sus inmuebles, pero no a cualquier precio" -apuntan los expertos del portal- "Y es que si los venden es, en muchos casos, para recuperar el dinero que perdieron al ejecutar hipotecas sobrevaloradas durante la crisis financiera que empezó en 2008, por lo que no les conviene hacer rebajas demasiado agresivas".

Así las cosas, esa rebaja del 70% anunciada a bombo y platillo puede ser, en realidad, una simple pérdida de valor de mercado del inmueble, pues cuando el banco se quedó con esa vivienda, los precios eran más altos. Por ello, desde HelpMyCash.com aconsejan comparar el precio del piso en cuestión con el de otros con características parecidas que se vendan por la misma zona, pues así será posible averiguar si la rebaja es real o no.

¿'Para entrar a vivir' o para gastarse el doble en reformas? De poco nos servirá un descuento superlativo si el inmueble que vamos a adquirir necesita tantos arreglos que la factura final superará con creces la cuantía de la rebaja: "Hay que recordar que estos pisos provienen, mayoritariamente, de embargos practicados hace unos años, así que pueden haberse deteriorado por el paso del tiempo o por otros factores, como daños producidos por los anteriores propietarios o incluso por ocupantes indeseados".

Es importante, por tanto, inspeccionar la vivienda a fondo para detectar cualquier desperfecto que le reste valor. Asimismo, hay que poner la misma atención para evaluar las taras no visibles: desde HelpMyCash.com recomiendan pedir al banco todos los documentos que demuestren que el piso no tiene cargas, como la nota registral, la acreditación de pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), etc.

La liquidez es necesaria, sean cuales sean las condiciones Incluso con una financiación completísima, un descuento arrollador y unos plazos de amortización fenomenales, tener dinero ahorrado es una condición sine equa non para vincularse a una hipoteca. Impuestos, tasas registrales y un sinfín de eventualidades lo hacen necesario.

"En la inmensa mayoría de las ocasiones será necesario tener ahorrado un equivalente al 10% del valor del piso para hacer frente a los gastos de compraventa", concluyen desde Helpmycash.com.

Artículos relacionados