Junto al au­to­mo­vi­lís­tico, la pasta de ce­lu­losa y el papel sig­ni­fican el mayor riesgo

Las dudas se instalan en el sector papelero

Ence, Iberpapel y Miquel y Costas, su­fren un ajuste medio en el año del 20%

Ence
Ence

La re­ciente quiebra de uno de los ma­yores fa­bri­cantes de piezas para au­to­mó­viles en Estados Unidos ha exa­cer­bado la preo­cu­pa­ción de los in­ver­sores sobre cuáles son los sec­tores con más riesgos de im­pago tras la crisis ví­rica. Según Crédito y Caución, em­presa es­pe­cia­li­zada en eva­luar este tipo de ries­gos, hay de­ter­mi­nados sec­tores cuya si­tua­ción se puede con­ta­giar a otras zonas como Europa. Sin duda, la so­ciedad de aná­lisis in­cluye entre ellos el pa­pe­lero en España

Entre los grupos empresariales en peor situación en Estados Unidos, destaca la firma, se encuentra el sector papelero, cuya crisis se ha agravado tras años de arrastrar problemas. Los productores de papel llevan años afectados estructuralmente por el proceso en curso de digitalización. Situación que se ha complicado con las interrupciones de la cadena de suministro debidas a las medidas de bloqueo.

La firma prevé una contracción del valor añadido del sector norteamericano en más de un 14% en 2020 después de la disminución de 2,6% sufrida en 2019, con lo que llueve sobre mojado.

Un complejo panorama al que no son ajenas las sociedades papeleras que cotizan en el mercado continuo español. Ence, Iberpapel y Miquel y Costas, sufren un ajuste medio en el año del 20%, poniendo de manifiesto el agotamiento general del sector, pero también algunas debilidades intrínsecas de cada una de estas empresas.

De entre ellas, la que más preocupación genera es Ence con una caída acumulada en el ejercicio del 22%. La papelera gallega no solo está acusando los problemas judiciales sobre la prolongación de los permisos para su planta de Pontevedra, sino que también está sufriendo ciertas dificultadas en su actividad energética con la caída de los ingresos provocada por el descenso de los precios.

Pese a seguir contando con el apoyo mayoritario de los analistas, con valoraciones muy por encima de su precio actual, el mercado no acaba de fiarse y eso se deja notar en su cotización.

Miquel y Costas, por su parte, presenta una caída acumulada cercana al 20%, pero los analistas se muestran confiados en su alto potencial de recuperación y de revalorización El motivo, la buena marcha de la actividad en todas sus líneas de negocio con un beneficio superior a los 10 millones en el primer trimestre del ejercicio, un 2,4% más, y con unas perspectivas de crecimiento similares en el segundo trimestre pese a la pandemia.

Iberpapel completa la terna con un descenso de su cotización anual en bolsa del orden del 16%. En el primer trimestre su beneficio se ha reducido cerca de un 40%, hasta los 3,3 millones de euros, debido al coronavirus. No obstante, los expertos esperan un posible rebote de su cotización en cuanto el grupo pueda reactivar las nuevas instalaciones de la planta de celulosa en Hernani, suspendidas por el virus. Una puesta en marcha que se prevé para el tercer trimestre si las condiciones sanitarias acompañan.

Aunque con serios problemas a resolver, el sector español no parece presentar elevados riesgos de impago similares al norteamericano. Los analistas creen incluso que pueden presentar buenas oportunidades a medio y largo plazo.

Artículos relacionados