Desde 2016, la ope­ra­dora ha re­du­cido su nivel de deuda en 15.000 mi­llones de euros

Álvarez-Pallete mantendrá la inversión de Telefónica para generar valor y dividendo

Asegura que la com­pañía man­tiene una po­si­ción fi­nan­ciera só­lida, so­li­daria y fiable

J. M. Álvarez-Pallete, pte. Telefónica.
J. M. Álvarez-Pallete, pte. Telefónica.

Telefónica se ha com­pro­me­tido a se­guir re­du­ciendo la deuda para hacer subir el valor en Bolsa, op­ti­mizar la ge­ne­ra­ción de caja y man­tener el nivel de in­ver­sión de la com­pañía con la idea de dar valor a la com­pañía . “Telefónica ha de­mos­trado ser una com­pañía so­li­da­ria, fiable y pre­pa­rada para el fu­tu­ro”, ha de­cla­rado el pre­si­dente, José María Álvarez-Pallete, en la junta ge­neral del 2020 ce­le­brada de forma te­le­má­tica.

El primer ejecutivo de la compañía ha vuelto a reconocer que la compañía no es “inmune” a la crisis del Covid-19 y la caída que ha sufrido el valor por esa causa, pero ha insistido en que es “resistente” y está preparada financieramente para aguantar los nuevos retos.

“La exposición de las monedas que la empresa tiene en algunos países en los que opera como Brasil, la pandemia actual y los mercados regulatorios son obstáculos en el camino que hay que sortear”, ha señalado.

“Nuestro sector es crucial para la revolución tecnológica y el futuro de Telefónica dependerá de nuestra capacidad para hacer frente a los retos y oportunidades que se nos brindan. Decidimos transformar nuestras redes y lo estamos haciendo. Decidimos ser más exigentes financieramente y los estamos cumpliendo”.

Con perspectiva a largo plazo

Por ese motivo, ha comentado, el equipo gestor tiene la obligación de mirar con perspectiva a largo plazo y no a tres meses. “Habría sido más fácil apostar por el corto plazo y tomar decisiones que hubieran mejorado la cotización, pero nos habría debilitado a futuro”.

Álvarez-Pallete se ha mostrado convencido de que, con la ejecución del plan de acción puesto en marcha en noviembre pasado, “estamos avanzando en la dirección correcta, generando valor y esto se reflejará en la cotización de la acción”, ha resaltado. Asimismo, ha subrayado que la compañía se encuentra ahora en una posición financiera mucho más sólida que hace unos años.

Desde 2016, la compañía ha reducido su nivel de deuda en 15.000 millones de euros. Actualmente, mantiene una línea de caja de 8.700 millones, lo que permite a Telefónica seguir con su política de dividendo de 0,40 euros por título, pese a la crisis que padecen los cuatro países donde la compañía concentra todo su mercado: España, Reino Unido, Alemania y Brasil. “Seguiremos invirtiendo, reduciendo deuda y seguiremos manteniendo un dividendo atractivo y sostenible”, ha reiterado.

La junta ha aprobado que el pago del segundo tramo del dividendo de 2019 de 0,20 euros se realice el 16 de junio mediante la modalidad de scrip dividend, al igual que el primer tramo de 0,20 euros correspondiente al ejercicio 2020, que se abonará en diciembre de este año. Para el segundo tramo de 2020 que se hará en junio de 2021, no hay ninguna propuesta de cómo se ejecutará.

Fusión O2 y Virgin Media

Durante su intervención, ha repasado los avances de la nueva Telefónica puestos en marcha en noviembre pasado y que, según ha reconocido, están dando grandes resultados. Asimismo, ha mencionado los acuerdos alcanzados por la compañía durante la pandemia con la estadounidense Liberty Global para fusionar O2 y Virgin Media en el Reino Unido y la adquisición de 10.100 emplazamientos de Telefónica Deutschland por parte de Telxius.

Sobre la operación de O2 y Virgin Media, ha subrayado que supone “la mayor operación de consolidación del sector de telecomunicaciones de los últimos años” y refuerza su posición en unos de los cuatro mercados clave de la compañía.

Así, ha incidido en que la operación que tendrá unas sinergias de 6.700 millones de euros, supondrá un impacto importante en la generación de caja de la operadora, ya que, al cierre de la transacción, la empresa recibirá 5.700 millones de libras, unos 6.370 millones de euros. “Tendremos la mejor oferta convergente. El modelo de negocio será más sostenible. Estamos creando el campeón de la conectividad en Reino Unido”, ha declarado.

Monetizar las redes no prioritarias

Uno de los compromisos de la compañía es seguir monetizando las torres de telecomunicaciones que no son prioritarias y potenciar de manera decisiva el crecimiento de Telxius, su empresa de infraestructuras de telecomunicaciones.

En este objetivo, se enmarca la operación que la compañía alemana acaba de realizar y es vender 10.100 torres a Telxius por 1.500 millones de euros, de los que una gran parte serán financiados a través de una ampliación de capital de 1.100 millones. La operación será suscrita por los tres accionistas Telefónica (50,01%), KKR (40%) y Pontegadea (9,99%), de Amancio Ortega.

Telefónica afirma que la transacción reducirá la deuda de la compañía en unos 500 millones de euros entre 2020 y 2021. En 2019, la teleco cerró la venta de más de 6.000 torres de telecomunicaciones de las cuales unas 3.000 torres fueron vendidas a Telxius.

Con este acuerdo, el presidente avanza en el compromiso anunciado en 2019 y reforzado con la creación de Telefónica Infra de “acelerar” la monetización de su cartera de emplazamientos de telecomunicaciones móviles, como parte de su estrategia enfocada a la creación de valor para el accionista.

Álvarez-Pallete ha propuesto la creación de un gran pacto digital para construir un futuro más digital y sostenible. “El futuro pasa por las redes y la digitalización. La reinvención digital en España podría suponer una implicación en el PIB de 1,8%”, ha señalado.

Artículos relacionados