BOLSA

DIA, en fase de transformación

Aunque con­tinúa sin poder sa­cu­dirse la pre­sión de los ba­jis­tas, to­davía con más de un 15% de su ca­pi­tal, DIA em­pieza a aca­parar de nuevo la aten­ción en los foros bur­sá­ti­les. Los ope­ra­dores se mues­tran cada vez más con­fiados ante un po­sible re­bote de su co­ti­za­ción al calor del plan de su nuevo equipo di­rec­tivo para re­flotar la com­pañía.

Entre las medidas a adoptar se encuentra la reubicación de sus tiendas en España, cerrando aquellas más pequeñas y menos óptimas cada año para ir abriendo otras nuevas más grandes y de forma más selectiva. Una medida destinada a recuperar la rentabilidad de la compañía.

Al respecto, el presidente del grupo de alimentación, Stephan DuCharme, ha reconocido recientemente que cada tienda nueva requiere del orden de cuatro o cinco veces la inversión de una renovación, alcanzando la madurez en el tercer año para recuperar la inversión al cuarto año aproximadamente, pero que supone un esfuerzo necesario.

De este modo, DIA ha abordado esta nueva fase en el proceso de transformación de su negocio con una previsión de ventas netas de entre 7.000 y 7.500 millones de euros en 2021, de entre 7.700 y 8.300 millones de euros para 2022 y de entre 8.700 y 9.300 millones de euros para 2023, con un crecimiento de entre el 5% y el 7% para las ventas comparables entre 2021 y 2023.

Los nuevos conceptos de tienda reubicados a partir de ahora tendrán en cuenta además el entorno posterior a la Covid-19, incorporando y mejorando todo el aprendizaje y los cambios realizados en sus instalaciones y en el sector minorista en general durante la pandemia.

Al tiempo, mientras se aplica esta estrategia durante los próximos tres años, la compañía centrará también sus esfuerzos en la reforma de los establecimientos existentes. La previsión es que un tercio del parque de las tiendas en España esté renovado y agrandado para finales de 2023 con el objetivo de mejorar sus ventas entre un 10% y un 20%.

Un nuevo modelo de negocio que los operadores empiezan a valorar positivamente. Sin embargo, para empezar a pensar en una nueva fase alcista, el valor debe superar una fuerte resistencia en torno a los 0,15 euros por acción. Si lo consigue en un tiempo razonablemente corto, señalan los expertos, puede generar jugosos beneficios a los inversores que entren a los precios actuales. Eso sí, asumiendo un elevado riesgo.

Artículos relacionados