El pago del di­vi­dendo com­ple­men­tario de 0,054 euros queda a la es­pera de la evo­lu­ción de la crisis eco­nó­mica

Sacyr da prioridad a las concesiones sobre la construcción

Suspende el 20% de la re­tri­bu­ción va­riable anual para todo el Comité de Dirección

Manuel Manrique
Manuel Manrique

El equipo gestor de Sacyr tra­baja en la ela­bo­ra­ción de un nuevo plan es­tra­té­gico 2021-2025. en­fo­cado a los nuevos retos que debe afrontar la com­pañía. Aumentar el perfil con­ce­sio­nal, re­bajar los riesgos fi­nan­cie­ros, se­guir con la po­lí­tica de re­tri­bu­ción a los ac­cio­nistas y dar un im­pulso a la sos­te­ni­bi­lidad in­te­gral, serán los pi­lares sobre los que pi­vo­tará la nueva es­tra­tegia de la cons­truc­tora.

El comité de dirección y el presidente, Manuel Manrique, dejan pendiente de cobro el 20% de la retribución variable anual, hasta que la situación económica actual se “estabilice”. Igualmente, el dividendo complementario previsto abonar en junio, de 0,054 euros, queda en suspenso a la espera de la evolución también de la crisis derivada del Covid-19.

Manrique destacó, durante la celebración de la junta telemática, que el plan estratégico 2015-2020 se había desarrollado de forma contundente y sólida, ya que ha permitido generar un volumen de caja tres veces superior, ha diversificado las fuentes de financiación y ha convertido la empresa en un grupo más sostenible.

Proyectos seguros y rentables

“Apostamos por proyectos seguros, rentables y que generen caja, sin obsesionarnos con la cifra de negocios, para mantener así los riesgos reducidos”, ha señalado a los accionistas el máximo ejecutivo de Sacyr.

Durante este tiempo -el plan estratégico 2015-2020 se da ya por concluido y se piensa en el nuevo-, la constructora ha llevado a cabo un proceso de reestructuración de la empresa, enfocando sus negocios hacia el exterior y centrándose en el objetivo de reducir la deuda y los riesgos financieros. El área de concesiones ha sido uno de los negocios que más han crecido. La compañía ha logrado igualmente entrar en un país como Estados Unidos donde, según Manrique, se había convertido en una asignatura pendiente para el equipo gestor.

El nuevo plan estratégico 2021-2025 estará, en gran parte, dirigido a dar un mayor impulso a la sostenibilidad integral de la empresa. “Trabajaremos en dar valor a todo el grupo. Crearemos una unidad específica de sostenibilidad y enfocaremos todo hacía el medio ambiente”, ha subrayado el presidente.

Para ello, se ha creado un comité ejecutivo de sostenibilidad que presidirá el propio Manrique y se desarrollará una unidad específica, enfocada hacia la protección del medio ambiente, los ingresos verdes, la ingeniería de agua y las energías limpias. El consejo de administración ha propuesto introducir ciertos cambios en los estatutos para adaptarlos a los nuevos retos de la compañía.

Mantener el dividendo

Pese a la crisis, el consejo ha mantenido el dividendo anunciado para este año 2020 de 0,110 euros por acción mediante el sistema de scrip dividend. Sacyr abonó en febrero pasado 0,056 euros en efectivo, o bien una acción nueva por 46 actuales. El dividendo complementario de 0,054 euros que la compañía acostumbra a pagar en junio queda, de momento, en suspenso a la espera de la evolución del comportamiento de la crisis, motivada por el Covid-19.

Otras de las decisiones que restan por decidir, dependiendo de cómo transcurra el ejercicio, es el pago del 20% de la retribución variable anual que reciben el presidente Manuel Manrique y el resto de miembros del comité de dirección.

Manrique ha vuelto a insistir en que el equipo directivo mantiene el objetivo de seguir reduciendo de forma significativa la deuda corporativa, a pesar de las incertidumbres que hay en todos los aspectos. A pesar de estas circunstancias adversas, señaló que las previsiones de tesorería para 2020 “garantizan una disponibilidad de liquidez sin tensiones”. La empresa ha firmado compromisos de liquidez por 300 millones de euros para hacer frente a los vencimientos de deuda de este año.

Debido al Coviud-19 y a la caída del precio del petróleo, la compañía ha realizado un ajuste a la baja del valor al que tiene registrado en libros el 8% del capital que posee en la petrolera Repsol. Concretamente, ha rebajado el valor hasta los 9,66 euros desde los 13,93 euros del cierre de 2019.

El director financiero, Carlos Miganjos, señaló en la presentación de resultados del primer trimestre que la posición de Sacyr en Repsol “está completamente protegida por los derivados, y no tiene ningún tipo de afección en caja”.
El beneficio neto atribuible del primer trimestre ascendió a 32,17 millones de euros, lo que supone una caída de un 16,3% respecto a igual periodo de 2019. La deuda neta ascendía a 4.438 millones con un aumento de 123 millones de euros. La cartera de obras se eleva a 40.600 millones, un 6% menos. Un 50% de los contratos corresponde a Europa, un 46% a Latinoamérica, un 1% a Norteamérica y el 3% restante a otras zonas geográficas.

La junta ha reelegido consejeros a Francisco Javier Adroher Biosca y el grupo Fuertes, ambos como vocales dominicales y Luis Javier Cortés, de carácter externo.

Artículos relacionados