DESDE EL PARQUET

Inditex, rojo por primera vez

Nunca an­tes, desde su sa­lida a Bolsa en 2011, Inditex había ce­rrado un tri­mestre con pér­didas y lo ha hecho además de­frau­dando al con­senso del mer­cado que es­pe­raba unos nú­meros rojos más con­te­ni­dos. La com­pañía tex­til, pro­pie­taria de Zara, ha ce­rrado su primer tri­mestre fiscal con una pér­dida neta de 409 mi­llones de eu­ros.

El aspecto positivo es que esta cifra incluye una provisión de fondos por 308 millones con el fin de impulsar su negocio “online”. Sin esta dotación, la pérdida neta habría sido de 175 millones. El resultado operativo bruto, Ebitda, se ha situado en 484 millones frente a los 1.675 millones obtenidos en el mismo lapso del año anterior, señaló la empresa. Las ventas Han experimentado una caída del 44% hasta los 3.303 millones, muy por debajo de los 5.927 millones en ingresos contabilizados un año antes.

Desde principios de mayo, la mayoría de los mercados en los que opera Inditex han estado temporalmente cerrados por la Covid-19. Y su progresiva reapertura se ha ido realizando con distanciamiento social, que si bien ha permitido mejorar la tendencia todavía se encuentra lejos de alcanzar niveles normales.

De este modo, las ventas en tienda a tipo de cambio constante en mayo han experimentado un descenso del 51%. En cambio, las ventas “online” aumentaron un 50% en el primer trimestre fiscal, con un incremento del 95% en abril. El margen bruto ha descendido a 1.930 millones respeto a los 3.524 millones, pero ha supuesto un 58,4% de las ventas,

Unas cuentas decepcionantes, aunque previsibles, por lo que no han sentado del todo mal a su cotización. Los expertos del Banco Sabadell habían estimado una merma en sus cuentas inferiores a los 250 millones de euros frente a los beneficios de 734 millones de euros contabilizada en igual período del pasado ejercicio.

Esta ha sido la devastadora consecuencia de la crisis del coronavirus que ha obligado al grupo a cerrar gran parte de sus tiendas alrededor del mundo. Los analistas de la entidad consideran que tras estos resultados la visibilidad de la compañía textil se ha visto resentida de forma notable por la actual situación de excepcionalidad con un impacto desconocido a medio plazo, incluso a pesar de que el mercado ya venía descontado un flojo 2020.

Para contrarrestarlo, Inditex ha anunciado la actualización de su estrategia. Entre las medidas a adoptar ha aprobado unas inversiones totales de 900 millones euros anuales hasta 2022. Dicho plan contempla una inversión digital de 1.000 millones a lo largo de estos tres años. Además, espera que las ventas “online”, la gran apuesta de futuro, alcancen más del 25% de las ventas totales en 2022.

Dentro de ese esfuerzo, el grupo ha decidido absorber también entre 1.000 y 1.200 tiendas en los dos próximos ejercicios frente a las 7.412 actuales. Un plan estratégico con más sentido para los expertos de Citigroup con menos presencia física y un mayor aprovechamiento del empuje del negocio “online”.

Por lo demás, el consejo de administración ha acordado proponer a la junta general de accionistas la aprobación de un dividendo ordinario para el ejercicio 2019 de 0,35 euros por acción a abonar el 2 de noviembre de este año. El grupo mantiene así su política de dividendos, que combina un 60% de "payout" ordinario y dividendos extraordinarios. El resto del dividendo extraordinario de 2020 y 2021 -0,78 euros por acción- se desembolsará en 2021 y 2022.

Respecto al segundo trimestre fiscal, de mayo a julio, los analistas de Banco Sabadell ven "difícil" hacer una estimación, pero creen que las seis primeras semanas de dicho período, especialmente en el mes de mayo y la primera mitad de junio, podrían mostrar una caída de ventas comparables del 50%.

Aunque la visibilidad se ha vuelto baja debido a la situación excepcional e imprevisibilidad de las crisis, los analistas del Banco Sabadell confían en un intenso rebote de ventas una vez termine el confinamiento y es incluso cabe esperar que Inditex gane cuota de mercado en todos los países donde está presente. Al tiempo destacan la cómoda situación de balance del grupo, con una posición neta de tesorería superior a los 8.000 millones de euros.

Aunque ha rebotado con fuerza desde los peores momentos de la crisis, el valor todavía cotiza un 17% por debajo de los precios de principios de año. Un descuento que los expertos siguen considerando muy interesante para tomar posiciones en Inditex.

Artículos relacionados