El BCE aler­taba, antes de in­su­flar más li­qui­dez, que la crisis po­dría de­rivar en otra de deuda

Europa teme que la caída en fondos contagie a bancos y aseguradoras

Recomienda un sis­tema que per­mita eva­luar con pron­titud los riesgos de li­quidez en se­guros

Christine Lagarde, BCE.
Christine Lagarde, BCE.

La lucha contra los efectos eco­nó­micos de la pan­demia del co­ro­na­virus va a ser larga y sin cuar­tel. y Europa lo sabe. Poco a poco, va le­van­tando de­fensas en di­versos fren­tes, en pre­vi­sión de un re­cru­de­ci­miento de la ba­talla contra los efectos de des­truc­ción eco­nó­mica de este enemigo in­vi­si­ble. Pero, mien­tras tanto, el Bnco Central Europeo (BCE) que pre­side la fran­cesa Christine Lagarde está con­de­nado a in­su­flar li­quidez al sis­tema para evitar una crisis ma­yor.

Las autoridades advierten que una crisis en fondos inmobiliarios y de renta fija privada podrían derivar en un grave contagio de otras instituciones financieras, como bancos y compañías de seguros. Ayer mismo se lanzaban nuevas recomendaciones para el sector asegurador. El Banco Central Europeo (BCE) ha alertado, por su parte, del riesgo que existe en este momento de que esta crisis derive en otra de deuda, por los elevados niveles de endeudamiento de los países.

La Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) alertó en una reunión extraordinaria sobre el riesgo de estos fondos. Recuerda el fuerte descenso en los precios de los activos que desencadenó al comienzo de la pandemia reembolsos “significativos de algunos fondos de inversión y el deterioro de la liquidez de los mercados financieros”.

Ayer mismo, el JERS anunciaba nuevas recomendaciones, entre las que se encuentra la necesidad de mejorar los riesgos de liquidez en el sector seguros. El organismo indica que hay que mejorar “a medio plazo” la normativa, con el objetivo de que “los supervisores puedan exigir un colchón de liquidez a las empresas de (rea)seguros con un perfil de liquidez vulnerable”.

También anuncio que los supervisores están elaborando un marco de seguimiento de la liquidez en aseguradoras, que “permitiría evaluar con mayor fundamento y prontitud los riesgos potenciales para la estabilidad financiera derivados de los riesgos de liquidez en el sector de seguro, incluidos los riesgos de liquidez como resultado del desajuste entre el perfil de reembolsos y la liquidez de los activos de sus productos unit-linked”.

Actuación conjunta

La actuación conjunta de bancos centrales, gobiernos y supervisores de todo el mundo logró contrarrestar esta situación después de que se vivieran momentos de fuerte tensión de liquidez en una serie de instrumentos de inversión.

El propio BCE ha alertado también sobre otro de los riesgos que planean sobre la economía europea. El último Informe sobre Estabilidad Financiera señala que si las medidas que han adoptado los estados o Europa se consideran insuficientes, el riesgo de salida del euro afloraría en los mercados.

Peligro de contagio

La JERS advertía en su reunión extraordinaria que “los fondos de inversión y las empresas de seguros, pueden verse sometidos a nuevas presiones de reembolso si las perspectivas macroeconómicas empeoran más de lo previsto en la actualidad”.

La JERS es un organismo independiente de la Unión Europea cuya misión es vigilar por la salvaguardia de la estabilidad financiera mediante medidas preventivas. Este órgano está integrado por la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), los gobernadores de los 27 bancos centrales de la Zona Euro, los presidentes de las tres autoridades europeas de supervisión y un miembro de la Comisión Europea.

Sobre los fondos que invierten en bonos de empresas europeas, este organismo advierte que si en el futuro se producen presiones de reembolso “los gestores de fondos podrían tener que vender activos menos líquidos rápidamente, lo que contribuiría al deterioro de las condiciones de liquidez en los mercados de renta fija privada”.

Esto podría perjudicar a otras sociedades que también invierten en estos activos, como empresas de seguros, fondos de pensiones o entidades de crédito. Ello afectaría también a la posibilidad de las empresas para acceder a la financiación, así como al coste de la misma.

Fondos inmobiliarios

La JERS también alerta sobre que los esfuerzos en el sector sanitario para contener al coronavirus podrían traducirse en una reducción de las operaciones en el mercado inmobiliario y en un incremento en la incertidumbre en las valoraciones de los activos en este sector. Los fondos de inversión inmobiliaria constituyen la tercera parte del mercado de inmuebles comerciales de la UE.

Es por estas dos circunstancias por lo que la JERS da la voz de alarma: “cualquier posible reembolso futuro de fondos de inversión con carteras significativas de activos inmobiliarios que vaya asociado a ventas de estos activos en un entorno de volumen escaso de operaciones, podría contribuir a presionar a la baja las valoraciones de los inmuebles”. Esto podría afectar a otras instituciones financieras con exposición al sector inmobiliario “a través del uso de activos inmobiliarios como garantía de préstamos y créditos”.

El organismo garante de la estabilidad financiera europea ha realizado una recomendación a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) para que, junto a autoridades nacionales, lleve a cabo una supervisión específica en los fondos con importantes inversiones en valores de renta fija privada y activos inmobiliarios. Y ha destacado la importancia gestionar la liquidez “en los fondos que invierten en activos menos líquidos o en activos que pasan a ser temporalmente ilíquidos y tienen períodos de reembolso breves”.

Artículos relacionados