ANÁLISIS

La prórroga del estado de alarma esconde un vistoso 'Renversement des Alliances'

Ciudadanos aplica en el Estado lo que no hace en la Comunidad de Madrid

Inés Arrimadas.
Inés Arrimadas, Cs.

Difícil po­lí­ti­ca­mente, si no im­po­si­ble, lo tendrá Ciudadanos para vol­verse atrás; di­fí­cil, pero no im­po­si­ble, tendrá Esquerra ca­ta­lana entre su elec­ción de una renta mí­nima, al al­cance de su mano para gran parte de su clien­tela, o una in­de­pen­dencia em­pañada por el 3% con el aña­dido de con­tratos amaña­dos...

Lo dijo muy bien el representante de los Comunes, Jaume Asens, dirigiéndose al Sr. Rufián: “Más Tardá y menos Torra”. Incógnita sobre cuál fue el desenlace de ese enfrentamiento, más que debate, del pasado miércoles en las Cortes: ¿Terminó en prórroga o se produjo un renversement des alliances?.

Pablo Casado perdió la partida mientras Vox resultaba irrelevante. Dudas para el votante conservador, el de centro-centro europeo y respetuoso con las instituciones democráticas, a la hora de apostar, tapándose la nariz por la formación del PP patrocinada por Aznar-Casado.

¿Hubiese votado el expresidente Rajoy con Vox y con unos independentistas a quienes no parece importarles tanto sus convicciones humanitarias como sus ambiciones políticas?

En efecto, en Cataluña se prorroga el confinamiento, prevalece el sentido común para evitar contagios y, sin embargo, se admite que el resto de los españoles desconfinados queden al albur de ese virus correndero.

Volvamos a Cs olvidándonos de Rivera (¿quién se acuerda de él?) y fantaseemos sobre cómo enderezar ese cambio de alianzas. Fundadores del partido, ilustres seguidores desde Europa y desde dentro, han podido llevar de la mano de Inés Arrimadas como se hacía con los niños cuando empezaban a escribir, para que mantuviesen sus renglones derechos y no torcidos.

Bravo, en todo caso, por la Sra. Arrimadas y sus habilidades adquiridas para escribir con renglones derechos. Un nuevo y recto camino, aquel que describía Somerset Maugham para caminar por el agudo filo de la navaja.

Arduo y difícil será el camino y mucha energía y habilidad será precisa para salirse de la foto de Colón. Paso firme, pero con cuidado. En la Comunidad de Madrid la apuesta del vicepresidente Aguado por pasar directamente a la fase UNO puede ser apresurada. Hasta dimiten sus subordinados, lo que no parece probable que suceda en el Gobierno central.

No es coherente que Ciudadanos vote por prorrogar el estado de alarma a nivel nacional y pretenda quemar etapas en la Comunidad con más contagios, por holgadas que sean, si es que lo son, las facilidades hospitalarias.

Un rebrote de la epidemia en Madrid sería fatal para los madrileños y el resto de los españoles; tampoco el PIB saldría bien parado. Le convendría al Sr. Aguado recordar aquello, que también se decía por los madriles, de “no por mucho madrugar, amanece más temprano”.

El replanteamiento de las alianzas, que todavía es una fantasía, si tuviera una confirmación con la realidad, por ejemplo, en Cataluña, requeriría de un candidato, como el ex primer ministro de Francia y catalán de origen Manuel Valls, encabezando la lista de Ciudadanos. Valls ya evitó la conquista del Ayuntamiento de Barcelona por los independentistas.

Es muy posible, tampoco seguro, que con esta finta Ciudadanos reencontraría a muchos de sus antiguos votantes; y, si además, hay una especie de pacto previo de gobierno con los socialistas de Iceta y a más a más con los Comunes y Podemos no sería descartable que aquella mayoría de votos, como ya ocurrió en las últimas elecciones, fuese, esta vez lo suficientemente mayoritaria, como para desembocar en una mayoría de parlamentarios.

Los Comunes junto a Podemos y, se quiera o no se quiera, también junto a Ciudadanos, han votado unidos en la última sesión del Parlamento. Suspense y a esperar el desenlace. El Sr. Sánchez como la araña tendrá que seguir tejiendo su telaraña.

Artículos relacionados