La ope­ra­dora es­pañola man­tiene el di­vi­dendo de 0,40 euros pero sus­pende ob­je­tivos a corto plazo

Pallete: Telefónica recibirá 6.500 millones en Reino Unido que destinará a reducir deuda

Crea con Liberty Global un gi­gante en Reino Unido para acabar con la su­pre­macía de BT

Álvarez Pallete, pte. Telefónica.
Álvarez Pallete, pte. Telefónica.

José María Álvarez-Pallete, pre­si­dente de Telefónica, des­veló este jueves que la ope­ra­ción con Liberty Global en Reino Unido, a través de la fu­sión de sus fi­liales O2 y Virgin Media -que creará el mayor ope­rador in­te­grado de ser­vicio fijo y móvil en el país- apor­tará 6.500 mi­llones de euros de si­ner­gías a la ope­ra­dora es­pañola, que se des­ti­narán a re­ducir deuda, que al 31 de marzo era de 38.233 mi­llo­nes. Diseñada para com­petir con la bri­tá­nica BT y Vodafone, la joint ven­ture al 50% unirá los ne­go­cios de ambas fi­lia­les. La es­pañola ha anun­ciado, en sus re­sul­tados tri­mes­tra­les, que man­tiene el di­vi­dendo de 0,40 euros pero aplaza ob­je­tivos a corto por la pan­de­mia.

En una rueda de prensa telemática, horas después del anuncio de la fusión de los negocios de ambas filiales, el primer ejecutivo de Telefónica calificó la operación de muy beneficiosa para ambas compañías y señaló que se materializará antes de un año. Contará con un consejo paritario de de ocho miembros, cuatro por cada empresa. La fusión de las filiales tendrá que ser aprobada en Bruselas y después por el organismo regulador del Reino Unido.

El nuevo equipo gestor diseñará la estrategia de marca una vez materializada y, mientras tanto, tanto O2 como Virgin Media mantendrán las dos denominaciones respectivas. La presidencia será rotatoria cada dos años y el primero que la ocupará será Mike Fries, actual CEO de Liberty.

En la fusión, O2 ha sido valorada en 12.700 millones de libras (14.500 millones de euros) y Virgin Media en 18.700 millones de libras (21.353 millones de euros). En total, la operación está cifrada en 31.400 millones de libras (35.853 millones de euros).

Mientras que la filial de Telefónica se integra en la joint venture libre de deudas, la filial de Liberty Global aporta 11.300 millones de libras (12.902 millones de euros). El cierre de la operación se espera esté concluido a mediados de 2021.

El nuevo gigante tendrá una cuota de mercado de un 34%, frente al 32% de British Telecom (BT), el 18% de Vodafone, el 9% de Three UK (Hutchison), solo de negocio móvil, y el 6% de Talk Talk, en banda ancha fija. La presidencia será rotatoria cada dos años. El primer presidente será el CEO de Liberty Global, Mike Fries.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha señalado que combinar O2 -operador móvil número uno con la red de banda ancha de alta capacidad- y los servicios de entretenimiento de Virgin Media “supone un punto de inflexión en el mercado británico, en un momento en el que la demanda de conectividad nunca ha sido tan alta y tan crítica”.

“Estamos creando un competidor fuerte con una escala significativa y una fuerza financiera para invertir en infraestructuras digitales en Reino Unido, ofrecer más opciones y aportar un mayor valor a millones de consumidores, empresas y clientes del sector público. Hoy se crea un operador líder convergente en Reino Unido, lo que es motivo de orgullo para ambos socios”, ha añadido.

Por su parte, Mike Fries, presidente ejecutivo de Liberty Global, ha resaltado: “No podemos sentirnos más satisfechos por esta unión. Virgin Media ha redefinido la banda ancha y el entretenimiento en Reino Unido, aportando la mayor plataforma de vídeo más rápida e innovadora. O2 es reconocido en el mercado como el operador de telefonía más fiable y admirado del Reino Unido, anteponiendo siempre las necesidades del cliente”.

Resultados limitados por pandemia

La operación ha coincido con la presentación de resultados trimestrales de Telefónica. La compañía ha registrado un beneficio neto atribuido de 406 millones de euros lo que supone una caída de un 56,2% respecto a los 906 millones que ganó en el primer trimestre de 2019.

Álvarez-Pallete ha destacado que la crisis del Covid-19 ha afectado “profundamente” a los mercados de las sociedades en las que la se mueve la operadora. “Telefónica no es inmune a esta crisis pero es resistente”, ha señalado. En cuanto a los resultados del grupo, ha comentado que la crisis ha tenido un impacto limitado en el primer trimestre.

“Nuestros cuatro mercados -España, Reino Unido, Alemania y Brasil- se han comportado bien en un entorno único y desafiante. Los menores ingresos de partidas como roaming, prepago y de empresas se han visto parcialmente compensados por los menores costes comerciales y una menor tasa de abandono de clientes”, ha añadido.

Los ingresos de la operadora ascendieron a 11.366 millones de euros, un 5,6% menos en términos reportados que los 11.972 millones de hace un año. En términos orgánicos reflejan un descenso del 11,3%. El beneficio bruto antes de amortizaciones (Oibda) se situó en los 3.700 millones, un 11,8% menos en términos reportados y un 1,7% en términos orgánicos.

La deuda se sitúa en 38.233 millones de euros y se reduce un 5,3% respecto a marzo de 2019. La compañía destaca que tiene cubiertos los vencimientos de deuda de los próximos dos años y cuenta con una posición de liquidez de 12.300 millones, de los que 8.700 millones corresponden a activos líquidos disponibles.

Se mantiene el dividendo de 0,4 euros

Respecto al dividendo, Telefónica ha confirmado el dividendo anunciado para 2020 de 0,4 euros. Se propondrá a la junta que el pago del segundo tramo del dividendo de 2019 de 0,2 euros se realice en junio próximo y el primer tramo del dividendo de 2020 se pague a finales de este año, mediante la modalidad de dividendo flexible voluntario.

Cara y cruz de Alemania y Brasil

Alemania y Brasil han tenido comportamientos diferentes. Mientras que Telefónica Deutschland ha reducido un 64% sus pérdidas y confirma sus objetivos marcados para este ejercicio, Telefónica Brasil ha visto como su beneficio un 14,1% motivado por los efectos del coronavirus y la depreciación del real brasileño.

La alemana cerró el primer trimestre con unas pérdidas de 44 millones de euros, lo que equivale a un 64% menos que los números rojos de 107 millones registrados en igual periodo de 2019. La operadora subraya que ha registrado un aumento significativo en los ingresos con un escaso impacto en sus cuentas muy limitado de la crisis de la pandemia. Los ingresos alcanzaron los 1.846 millones de euros, un 3,8% más que los 1.779 millones del primer trimestre de 2019.

Los ingresos por servicios de móvil experimentaron un aumento de un 2,4% hasta 1.311 millones de euros. Las líneas fijas han permitido un aumento del 6% en este segmento con 193 millones. Telefónica Deutschland ha cerrado el primer trimestre con una cartera de clientes de 46 millones, frente a los 45,16 millones de hace un año.

La cruz de la moneda la ha tenido Telefónica en la filial de Brasil donde el beneficio neto alcanzó los 1.153 millones de reales (191,4 millones de euros), lo supone un descenso del 14,1% respecto a los 1.342 millones de reales (222,7 millones de euros) que ganó en igual periodo de 2019. La filial atribuye este descenso a los mayores costes fiscales y gastos de depreciación de la moneda.

Los ingresos operativos se elevaron a 10.825 millones de reales (1.797 millones de euros), un 1,4% menos. Por su lado, el resultado bruto de explotación (Ebitda) aumentó un 3,4% hasta los 4.507 millones de reales (748,1 millones de euros), lo que ha provocado que el margen Ebitda haya aumentado 1,9 puntos porcentuales hasta el 41,6%.

Artículos relacionados