BOLSA

Iberpapel, base sólida

En mu­chos ca­sos, el brote de co­ro­na­virus no ha hecho más que agu­dizar la ten­dencia ba­jista de un buen nú­mero de com­pañías del mer­cado con­tinuo es­pañol. En la ma­yoría de los ca­sos, sin em­bargo, no re­flejan un se­vero de­te­rioro de la com­pañía sino po­si­bles ex­cesos va­lo­ra­tivos en un pa­sado cer­cano.

Iberpapel, por ejemplo, ha pasado a cotizar a la mitad de precio respecto a mediados de 2018 con el hundimiento general de las cotizaciones provocado por la pandemia,. Sin embargo, sus fundamentales siguen siendo bastante sólidos a juicio de los analistas.

A pesar de tener que retrasar la puesta en marcha de sus nuevas instalaciones de la planta de celulosa y reducir la producción de la fábrica de Hernani a la espera de cumplir los criterios logísticos, técnicos y sanitarios necesarios, algo previsto para el tercer trimestre, sus cuentas de enero a marzo parecen haber aguantado bien el primer golpe lanzado por el virus.

El beneficio neto ha experimentado una caída del 39% en este período y aun así ha salvado el primer trimestre con un beneficio de 3,3 millones de euros en un contexto muy complicado que previsiblemente se mantendrá en el segundo trimestre.

En esta situación "sin precedentes históricos", la compañía ha logrado un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 6,7 millones de euros, un 29% menos, mientras que la cifra de negocios se situó en 49,9 millones de euros, un 21,89% inferior a un año antes.

Este descenso, aunque el funcionamiento de las instalaciones se ha mantenido, refleja el frenazo en la capacidad de producción provocado por el Decreto del Estado de Alarma, lo que ha generado un escenario de mercado "muy complejo", con una "clara contracción" de la demanda que ha supuesto una reducción de las unidades físicas vendidas entorno al 15%.

Asimismo, los ingresos por la venta de energía eléctrica se han visto reducidos en un 21% en el primer trimestre, debido a la "fuerte" caída de los precios de venta.

Los expertos creen que está presión se mantendrán en los próximos meses, pero la compañía ha demostrado su capacidad para hacerla frente. Fortaleza que ha generado un creciente interés en el mercado para aprovechar las perspectivas de recuperación en la segunda mitad del año, fecha en la que auguran se moverá de nuevo cerca de los 26 euros por acción.

Artículos relacionados