La eléc­trica in­ver­tirá 7.700 mi­llones de euros hasta 2022 en re­no­va­bles

Endesa acelerará su plan estratégico para apuntalar la recuperación económica

Bogas re­clama al Gobierno de Sánchez re­formas de ca­lado para re­cons­truir el te­jido pro­duc­tivo

Bogas y Sánchez Calero, Endesa.
Bogas y Sánchez Calero, Endesa.

Endesa no prevé cam­bios en su ac­tual po­lí­tica de di­vi­dendos y en los ob­je­tivos de re­sul­tados para este año, pese a la crisis eco­nó­mica que ha ge­ne­rado el Covid-19. La eléc­trica man­tendrá sus in­ver­siones pre­vistas en el plan es­tra­té­gico 2020-2022, e in­cluso sus di­rec­tivos están dis­puestos a ace­lerar dicho plan para con­tri­buir en la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica del país. La junta ha apro­bado el di­vi­dendo pre­visto para 2019 por un im­porte bruto de 1,475 euros por ac­ción.

Igual que hicieron sus competidoras, la eléctrica que preside Juan Sánchez Calero ha realizado su junta de forma telemática, sin la asistencia de los accionistas. Calero destacó en su intervención que el Covid-19 supone un reto para Endesa en todos los ámbitos, mostrando la disposición de la compañía a colaborar con el Gobierno, tanto en el proceso de transición energética como en las medidas que se adopten.

La junta ha aprobado el nombramiento de Alicia Koplowitz, Pilar González de Frutos y Eugenia Bieto como consejeras, por el que Endesa pasará a contar con una mayoría del consejo (61,54%) independiente.

Acelerar el plan estratégico

“Estamos preparados para actuar en un mercado distinto al de hace unos meses. El sector eléctrico debe erigirse en uno de los principales actores. La salida de la crisis dependerá de la celeridad de la transición energética”, señaló Sánchez Calero, dejando claro la disposición de la compañía a colaborar con el Gobierno de Pedro Sánchez.

La compañía está trabajando incluso en la posibilidad de “acelerar” el plan estratégico de la eléctrica, especialmente en lo concerniente a la construcción de plantas eólicas y solares, “para poder ayudar a la reactivación de la economía, con la creación de empleo y la generación de riqueza”, según declaró también el consejero delegado José Bogas a los analistas en la presentación de los resultados del primer trimestre de 2020.

El presidente recordó que la compañía cuenta con un plan de inversiones ambicioso para el periodo 2020-2022, con un Capex neto de inversión hasta el final del periodo de 7.700 millones de euros, casi en su totalidad de energías renovanbles. “Endesa es una empresa fiable y comprometida. Hemos convertido la Transición Energética en nuestro objetivo prioritario. Queremos hacer una empresa totalmente sostenible por lo que hemos puesto en marcha el cierre de las centrales de carbón”, comentó.

El consejero delegado, José Bogas, abundó en esta misma línea, destacando que la compañía lleva semanas “trabajando en planes de acción que contribuirán al crecimiento económico del país. Seremos clave en la regeneración del tejido económico social y en la aceleración económica. Actuaremos acorde a lo que se espera de una empresa del sector”, señaló.

Restaurar el tejido productivo

Bogas ha asegurado que lo que se precisa ahora es restaurar el tejido productivo dañado y recuperar a los miles de personas afectadas por esta crisis. “Esto es imprescindible para lograr una salida económica fuerte”, dijo.

En este sentido, ha lanzado un mensaje sobre la necesidad de llevar a cabo reformas de calado para reconstruir elementos clave del tejido productivo, para “recuperar la confianza, para generar empleo y atraer inversión en torno a la Transición Energética”.

El máximo ejecutivo de la eléctrica ha destacado igualmente los buenos resultados de Endesa durante 2019 y los obtenidos en el primer trimestre de este año. “Todo ello nos va a servir para afrontar con garantías el impacto del Covid-19 durante el segundo trimestre. La compañía ha puesto en marcha de nuevo todos los trabajos de construcción de parques renovables, y estamos plenamente comprometidos con las inversiones previstas en nuestro plan estratégico”, dijo.

Mantener la política de dividendo

Bogas ha reiterado además que el grupo cuenta con el respaldo de su “fortaleza financiera” y el acceso para mantener intacto su capacidad de pagar dividendos para este 2020 en torno a los 1,6 euros por título.

Los objetivos de la eléctrica para este año son registrar un beneficio neto ordinario de 1.700 millones de euros y un resultado bruto de explotación (Ebitda) de unos 3.900 millones.

Endesa cerró el primer trimestre de 2020 con un beneficio neto de 844 millones de euros, lo que supone un crecimiento de un 133%, respecto a los 363 millones de euros registrados en igual periodo de 2019. Estos resultados recogen el impacto de la entrada en vigor del convenio colectivo y determinadas provisiones por la reestructuración de plantilla.

Todo ello, ha generado un impacto positivo de 267 millones de euros en el resultado neto. Si se excluyen estos efectos extraordinarios, el incremento del beneficio neto ha sido del 59%.

Respecto a la demanda eléctrica peninsular, ha caído un 3,2%, agravada de manera significativa durante la segunda quincena de marzo. La compañía señala que el efecto provocado por la pandemia no ha tenido un impacto significativo en los resultados del primer trimestre.

Estos tres primeros meses de 2020 se han caracterizado por precios más bajos en el mercado mayorista de electricidad (-37%), como consecuencia, principalmente, de la disminución de la demanda, la mayor participación de las energías renovables, la reducción del precio de los derechos de emisión de CO2 y la evolución de los precios de las materias primas.

Deuda neta de 7.376 millones

La deuda neta de Endesa asciende a 7.376 millones de euros, 999 millones más que a 31 de diciembre de 2019, principalmente debido al pago del dividendo realizado el pasado 2 de enero de 2020. La eléctrica abonó un importe bruto de 0,7 euros por título a cuenta del ejercicio pasado, lo que supuso un desembolso de 741 millones de euros. La ratio de deuda neta/ebitda es de 1,7 veces.

Artículos relacionados