RESULTADOS 1-T

Repsol gana 447 millones a marzo, un 28% menos, lastrado por crudo y Covid-19

La pe­tro­lera des­taca que la so­lidez y fle­xi­bi­lidad del ne­gocio per­mi­tieron re­ducir los im­pactos

Josu Jon Imaz
Josu Jon Imaz

Repsol ob­tuvo un re­sul­tado neto ajus­tado, que mide es­pe­cí­fi­ca­mente el desem­peño de los ne­go­cios, de 447 mi­llones de eu­ros, un 27,7% menos res­pecto a los 618 mi­llones del ejer­cicio pa­sado, las­trado por la fuerte caída de los pre­cios del crudo y del gas y el des­plome en la de­manda por la pan­demia del co­ro­na­vi­rus, in­formó la com­pañía.

La energética señaló que su modelo de negocio integrado, "junto con su flexibilidad y resiliencia, fueron fundamentales para que sus negocios lograsen un sólido resultado en este escenario tan adverso".

En concreto, el trimestre estuvo marcado por una cotización media de los crudos Brent y Texas americano con caídas del 21% y 17%, respectivamente, respecto al mismo periodo del ejercicio pasado. Así, al cierre del trimestre, el Brent cotizaba por debajo de 20 dólares por barril. En el caso del gas, los descensos fueron todavía más bruscos, con caídas que oscilaron entre el 36%, en el caso del Henry Hub, y el 56% en el del Algonquín.

Esta volatilidad y caída de las materias primas internacionales redujo de manera extraordinaria la valoración de los inventarios del grupo, con un impacto negativo de 790 millones de euros, llevando a unas pérdidas netas de 487 millones de euros.

REAFIRMA COMPROMISO DE DIVIDENDO. Pese al contexto adverso, el grupo presidido por Antonio Brufau ha reafirmado su compromiso de remuneración total a los accionistas para este 2020 asumido en su plan estratégico de alcanzar la cota del euro por acción.

Así, está previsto que en el próximo mes de julio se abonen 0,55 euros por acción, bajo la fórmula de 'scrip dividend', en sustitución del dividendo complementario, que será sometido a sus accionistas en la junta general del próximo viernes, alcanzando así ese objetivo de retribución. Se mantiene también durante 2020 la reducción de capital mediante amortización de acciones propias, dirigida a compensar el efecto dilutivo de los 'scrip dividend'.

Además, en este difícil contexto por la pandemia del Covid-19, la compañía, aplicando todas las medidas a su alcance para proteger la salud y seguridad de sus empleados, clientes y proveedores, ha priorizado su compromiso de garantizar el suministro de productos y servicios energéticos indispensables para la sociedad sobre los criterios habituales de rentabilidad.

"Estoy orgulloso de la forma en que Repsol se ha adaptado a este escenario, y ha empleado todas sus capacidades tecnológicas, industriales y humanas también para luchar contra el coronavirus. Nuestra compañía cuenta con una cultura de disciplina, flexibilidad y cooperación que nos permite afrontar retos como el que esta crisis está representando. Esta cultura también es fundamental para resolver los desafíos a los que se enfrenta nuestra industria, ante los que reafirmamos nuestro compromiso de liderar la transición energética", destacó el consejero delegado del grupo, Josu Jon Imaz.

Artículos relacionados