BOLSA

Proeduca, conocimiento digital

El foro vir­tual de me­dianas em­presas or­ga­ni­zado por BME en estos días ha des­per­tado de nuevo el in­terés de los ope­ra­dores por al­gunas de las so­cie­dades co­ti­zadas en el MAB.

Un tanto olvidadas a causa de la crisis vírica. Una de ellas es Proeduca con apenas poco más de un año en el segmento de empresas de crecimiento de este mercado alternativo.

Se trata, apuntan en los foros, de una acción con escaso movimiento debido a su bajo “free float” y muy poco conocida en general por los inversores, pero con una capacidad de crecimiento de cerca del 30% de media en los últimos cuatro años, con baja deuda y un alto nivel de caja.

Argumentos que vienen a contrarrestar el férreo control ejercido por su accionista de referencia Miguel Tomás Arrufat a través de Proeduca Summa, Esta sociedad controla el 76,9% del capital de la cotizada después de haber vendido 3,2 millones de títulos en febrero, equivalente a algo más del 7% del capital, a un precio de 6,97 euros por acción. Una venta que se ha visto en parte compensada por las compras de otros accionistas de referencia.

De hecho, valor de la acción sube más de un 27% en el balance del año, sin acusar apenas estos movimientos accionariales y manteniéndose muy cerca de sus máximos en 10,5 euros alcanzados a mediados de este mes de mayo. El valor duplica así su precio de salida a bolsa, incluso en medio de la fuerte crisis generada por el coronavirus.

Al contrario, los responsables de la compañía aseguran haber salido reforzados con esta crisis gracias a su modelo de educación a distancia. Modelo que muchas instituciones académicas han tratado de imitar en estos días en plena pandemia, pero en el que Proeduca cuenta con una notable ventaja de “know how” pues es una compañía nativa digital, ampliando su experiencia en este campo desde su nacimiento en 2007.

Dadas las características tecnológicas del negocio de la compañía, la eficiencia en la gestión de sus actividades abre la puerta a la puesta en práctica de las economías de escala. Esto se traduce en rendimientos de capital superiores a otro tipo de modelos de negocio en el ámbito educativo.

Presumen además de seguir creciendo en alumnos a pesar de no realizar ningún tipo de publicidad, convencidos de que el boca a boca derivado de la calidad de enseñanza es la mejor forma de llegar a sus clientes.

Artículos relacionados