El pre­si­dente de la ener­gé­tica ad­vierte de la “incertidumbre” y de la “volatilidad” de los mer­cados bur­sá­tiles

Reynés reforma la cúpula de Naturgy para afrontar los nuevos retos energéticos

Crea tres nuevas áreas de ne­go­cio: Energía y re­des, Renovables e in­no­va­ción y unidad de Comercialización

Francisco Reynés, pte. Naturgy.
Francisco Reynés, pte. Naturgy.

Naturgy ini­ciará la se­gunda fase de su ac­tual plan es­tra­té­gico cen­trado en pre­parar la com­pañía para los nuevos retos de la trans­for­ma­ción ener­gé­tica, re­ducir el perfil de riesgo y for­ta­lecer la em­presa en los as­pectos fi­nan­cieros y me­dioam­bien­ta­les.

Con el objetivo de hacer la utility más competitiva, el presidente ejecutivo, Francisco Reynés, ha creado tres nuevas unidades de negocio y reforzado su cúpula directiva.

Dentro de la nueva estructura de la empresa, Pedro Larrea se ocupará del área de Gestión de la Energía y Redes; Jorge Barredo, llevará la unidad de Renovables, Innovación y Nuevos Negocios, y Carlos Vecino, se ocupará de Comercialización Minorista. Reynés ha destacado el nuevo talento que se incorpora a la empresa energética para afrontar los nuevos horizontes del sector.

El plan estratégico que se puso en marcha en 2018 ha quedado un tanto desfasado, ante la celeridad de los acontecimientos que se han producido, no solo en el área energética sino también en lo referente a la situación económica de España y del mundo motivada por el Covid-19. La compañía va a reforzar toda su estructura financiera, centrando su esfuerzo en la liquidez y en recuperar la confianza de los inversores.

“Necesitamos seguir transformándonos, reducir el perfil de riesgo de la compañía, fortalecer nuestra posición no solo en los aspectos financieros, sino en los aspectos medioambientales y corporativos y adaptarnos a los nuevos retos que vienen”, dijo Reynés durante su intervención en la junta de accionistas celebrada de forma telemática por el Covid-19.

Ejercicio con grandes incertidumbres

El alto ejecutivo de Naturgy ha calificado el ejercicio 2020 de realmente difícil y complicado para todos, un año en el que, según ha señalado, se instalado “una gran incertidumbre y volatilidad” de los mercados, que afecta no sólo a Naturgy sino a todas las empresas del Ibex 35.

“A pesar de un entorno energético adverso y un contexto macroeconómico en contra, en 2019 hemos cumplido nuestros compromisos fijados en nuestra hoja de ruta; somos más eficientes y hemos reducido nuestro perfil de riesgo”, comentó.

Asimismo, defendió que habían cumplido con las desinversiones previstas, mantenido la disciplina financiera y lo más importante, “seguimos apostando por ser un actor clave en la transición energética, avanzando hacia un mix más sostenible”.

El presidente ejecutivo anunció que la compañía va a intensificar su actividad regulatoria. “Tenemos propuestas y queremos respuestas”, dijo Reynés. En este sentido, reclamó a las administraciones y a los reguladores un marco estable a largo plazo, de forma que permita la entrada de nuevos inversores y se “cree riqueza para todos”. Dijo que, más que nunca, se necesita “transparencia y diálogo entre todas las partes”.

Debido a los cambios que se han producido en los mercados tanto del petróleo como del gas, la energética va a negociar una revisión de los contratos para adecuarlos a las nuevas condiciones. Reynés señaló al respecto que quieren llegar a acuerdo negociados, evitando posibles acciones judiciales.

Dividendo complementario

La junta ha aprobado el pago del dividendo complementario que estaba pendiente de 0,01 euros por acción que será abonado el próximo 3 de junio. Este nuevo abono se añade al realizado el pasado 25 de marzo de 0,593 euros, con lo que se completa la propuesta inicial de dividendo complementario de 0,603 euros. Se mantiene así el compromiso de la compañía de remuneración a sus accionistas de 1,37 euros por acción con cargo a los resultados de 2019.

La energética ha suspendido temporalmente la recompra de acciones por valor de 400 millones de euros en el caso de no encontrar inversiones inorgánicas que generen valor para el accionista. Hasta abril, había destinado unos 298 millones de euros a la compra de títulos propios por lo que faltarían 102 millones para cubrir la cifra comprometida.

Naturgy obtuvo en 2019 un beneficio neto de 1.432 millones de euros tras apuntar en 2018 unas pérdidas contables por importe de 2.822 millones debido a la depreciación que realizó de sus activos. El resultado bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 4.468 millones de euros, un 6% más. La deuda de la compañía se elevaba a finales del ejercicio a 15.268 millones de euros. En cuanto a las inversiones, se elevaron a 1.700 millones, cifra destinada básicamente a proyectos renovables.

En cuanto al consejo, la junta ha aprobado el nombramiento de Lucy Chadwick e Isabel Estapé como nuevas consejeras dominicales por GIP y Criteria, respectivamente. Igualmente, se ha acordado la reelección de Helena Herrero como consejera independiente y de los consejeros Marcelino Armenter y Rajaram Rao y del consejero dominical, Javier de Jaime.

Artículos relacionados