Los re­pre­sen­tantes sin­di­cales aca­paran en un 40% el turno de pre­guntas de la junta

CaixaBank descarta acometer una ampliación de capital ante su elevada solvencia

Gortázar (CEO) se com­pro­mete a un re­torno "gradual y sin riesgo" de la plan­tilla

Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, CaixaBank.
Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, CaixaBank.

El pre­si­dente de CaixaBank, Jordi Gual, con­si­dera que no será ne­ce­sario aco­meter una am­plia­ción de ca­pital a pesar de las mu­chas in­cer­ti­dum­bres eco­nó­micas de­ri­vadas de la pan­demia sa­ni­ta­ria. Con una sol­vencia (CET1) del 12% al cierre del pa­sado ejer­ci­cio, los res­pon­sa­bles del banco des­cartan que se pro­duzca un de­te­rioro con­si­de­ra­ble.

Por su parte, el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, ha puntualizado a los sindicatos que el retorno a la actividad se hará siempre sin riesgo para la salud.

CaixaBank ha podido celebrar, en segunda convocatoria y en su sede social en Valencia, su junta anual de accionistas en la que la crisis sanitaria por el Covid-19 ha sido la gran protagonista al tener que celebrar este encuentro de manera telemática. Sus máximos responsables han subrayado las fortalezas del grupo al cierre del pasado ejercicio para encarar la compleja situación económica.

El presidente del grupo, Jordi Gual, ha descartado que CaixaBank necesite acometer una ampliación de capital, aunque era uno de los puntos del orden del día que se ha aprobado pero sin derecho de suscripción por los accionistas minoritarios. Tanto Gual como el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, han puntualizado que es una manera de dotarse de esa capacidad ante lo que pueda ocurrir.

Gortázar ha ido en la respuesta a algunos accionistas más allá al apuntar que, como mucho, podrían realizar una emisión de bonos convertibles en el caso de que la solvencia del banco se viera dañada. No obstante y con un CET 1 del 12%, los máximos responsables de CaixaBank consideran que tienen una fortaleza suficiente.

El consejero delegado sí ha reconocido que tendrán que hacer importantes esfuerzos en la contención del crecimiento de la morosidad, que se va a producir ante el nuevo escenario de crisis económica. Pese a todo, CaixaBank cerró el pasado ejercicio con una mora del 3,6%, inferior a la media del conjunto de la banca española.

El primer ejecutivo del banco ha repasado, como ya hiciera en la reciente presentación de resultados del primer trimestre, la atención de sus clientes más necesitados con la disposición de 12.000 millones de euros en las líneas ICO y las moratorias concedidas en más de 344.000 casos, además de algunas otras medidas.

Los accionistas también han cuestionado el recorte del dividendo ya anunciado para este ejercicio, hasta un 30% del payout. El presidente Jordi Gual ha justificado la medida y se ha mostrado convencido de que podrán retornar a pagos más elevados, en línea con la política tradicional de dividendos del grupo, cuando se supere la actual situación.

Los empleados satisfechos

Entre la decena de intervenciones telemáticas de los accionistas, cuatro de ellas han sido por parte de los representantes sindicales que han puesto en valor el papel de la plantilla de CaixaBank en medio de este estado de alarma por la pandemia del coronavirus y han cuestionado las medidas de seguridad en el 90% de las sucursales que han estado abiertas, así como los planes para el retorno a la actividad.

La representante de CCOO, Ruth Bolaños, ha considerado "arriesgada la reincorporación en masa" de la plantilla, al igual que han criticado otros representantes sindicales.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzálo Gortázar, se ha comprometido a que dicho retorno se haga "de forma gradual y sin riesgo para la salud" tanto de los empleados como de los clientes, aunque siempre según las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Gortázar ha asumido algunos errores en las medidas de protección, aunque ha justificado que en muchos casos se ha debido a la falta de poder encontrar los materiales sanitarios en el mercado. El consejero delegado ya ha cifrado en un 96% las sucursales que están activas en los más de 2.000 municipios en los que tienen presencia.

Artículos relacionados