Monitor de Consumo Bancario

Las ta­sa­ciones cum­plen la re­co­men­da­ción del BdE de ser pru­dentes pe­ro...

Las tasadoras de viviendas se contagian del virus y dificultan la concesión de hipotecas

La in­cer­ti­dumbre pro­voca una re­duc­ción del precio y oferta de in­mue­bles y prés­tamos

Rastreator hipotecas
Rastreator hipotecas

La cua­ren­tena que pa­dece España como con­se­cuencia de la pan­demia del Coronavirus está te­niendo en la eco­nomía un se­vero im­pacto cuyas ra­mi­fi­ca­ciones se ex­tienden a prác­ti­ca­mente todos los sec­to­res. Uno de los más afec­tados es el mer­cado de vi­vienda, que ve cómo las agen­cias de ta­sa­ción son cada vez más parcas en sus va­lo­ra­cio­nes, lo que po­dría tener se­rias con­se­cuen­cias para aque­llos que as­piren a un prés­tamo hi­po­te­ca­rio.

El pasado 20 de abril, el Banco de España (BdE) envió una comunicación a las sociedades de tasación en la que solicitaba "prudencia" en las estimaciones del valor de los inmuebles, debido a la incertidumbre sobre el precio de las viviendas provocado por la crisis de la Covid-19.

Además, el supervisor desaconsejó el uso del método de comparación para hacer las valoraciones, sugiriendo sustituirlo por cálculos a futuro; y aconsejó incluir en los informes una advertencia en la que se haga referencia a la coyuntura actual y los problemas que acarrea.

Desde el portal inmobiliario Idealista, aseguran que los consejos del BdE han calado hondo en las tasadoras, con consecuencias no siempre deseables. "A corto plazo está afectando de manera negativa" -afirman los expertos de Idealista.com- "pues los métodos alternativos están arrojando valores de tasación bastante inferiores al de comparación, y desde luego por debajo del precio de venta acordado entre comprador y vendedor en los últimos meses. En idealista/hipotecas se han identificado ya varios casos con diferencias de entre el 10% y el 25% sobre el precio de compra".

Otro quebradero de cabeza para los que aspiran a una hipoteca Dado que los bancos generalmente se basan en la valoración del inmueble para determinar la cuantía de las hipotecas que conceden (y que suelen estar limitadas al 80% del valor de tasación) al cliente no le queda otro remedio que tirar de ahorros para cubrir la diferencia. Unos ahorros que puede tener o no.

En el comparador de productos financieros HelpMyCash también se hacen eco del problema: "No todos los compradores disponen de fondos propios suficientes para poder afrontar una tasación a la baja. En caso de no contar con esos ahorros, la operación puede llegar a cancelarse, lo que a su vez puede hacer que se pierda el dinero de la reserva si se ha firmado ya un contrato de arras", afirman. Por este motivo, recomiendan encarecidamente incluir en el contrato una cláusula que permita recuperar el dinero de las arras en caso de que la operación se vaya al traste.

Si esta cláusula está ausente de los documentos, los expertos del comparador sugieren 'quemar todos los cartuchos', a través de tres vías. La primera consiste en renegociar el precio de la vivienda con el vendedor o llegar a un pacto que permita extender el plazo de la reserva, posponiendo la compra. Lógicamente, en este caso es necesario ponerse de acuerdo con la parte vendedora.

La segunda opción consiste en solicitar una revisión del informe de la tasadora, aunque es probable que esta vuelva a utilizar los mismos criterios. También se puede contratar a otra agencia para conseguir una nueva valoración más alta (con el riesgo de que esta infravalore de nuevo la vivienda) y, si el banco no la acepta, acudir a otra entidad que sí lo haga.

Finalmente, se puede tratar de llegar a un acuerdo con un banco para que se preste a financiar una cantidad superior al 80% del valor de la tasación. Las probabilidades de conseguirlo serán más altas si el solicitante tiene un perfil solvente (altos ingresos, posibilidad de aportar otras garantías…) y si se cuenta con la asistencia de un bróker hipotecario para las negociaciones con la entidad.

Artículos relacionados