ANÁLISIS

El campo salva al sector exterior en el primer trimestre

Las ex­por­ta­ciones so­bre­viven al co­vi­d-19 y crecen un 13% en el mes de marzo

Exportaciones españolas
Exportaciones españolas

El sector ex­te­rior se man­tiene vivo en marzo de 2020. El ren­glón de ali­men­ta­ción ha re­sis­tido los zar­pazos del co­ro­na­virus y sus ventas al resto del mundo han cre­cido un 13% res­pecto a marzo de 2019. También avanzan las ventas del sector agro­pe­cuario entre enero-­marzo 2019-2020 a un ritmo in­ter­anual del 10%.

El campo español no solo ha abastecido a la población nacional, sino que, además, continúa siendo un suministrador global en el mercado europeo. Los precios han crecido más que el volumen de mercancías exportadas; una buena señal para las cuentas de resultados de las empresas exportadoras.

Naturalmente como habían profetizado los hados del coronavirus, las transacciones de mercancías con el exterior han disminuido en tasa interanual. Las exportaciones bajaron un 14,5% y las importaciones un 14,4%.

El déficit comercial por este motivo se ha reducido hasta 2.036 millones de euros frente a 2.353 millones en marzo de 2019. Lo sucedido en el comercio exterior en el mes de marzo refleja el declive de la actividad económica en España, menores importaciones, también en el resto del mundo bajan las exportaciones.

En otros países de la Unión Europea se registran igualmente descensos en las exportaciones. En Alemania un 8%, un 17% en Francia y un 13,5% en Italia. La comparación con estos países situaría la evolución de la exportación española en una horquilla marcada por Alemania y Francia y con un empate técnico con Italia.

Marzo marcó el fin del primer trimestre de la era coronavirus. En este trimestre nuestras exportaciones descendieron en tasa interanual en un 3%. Prácticamente en la misma línea que la zona euro, un -3,2% o un -3,3% en Alemania. En Francia la caída, 8,6%, ha sido más pronunciada.

Un retroceso de nuestras ventas al exterior en el primer trimestre vírico no está muy alejado de lo que ha sucedido en la eurozona, lo que permite afirmar que no se ha perdido cuota de mercado frente a nuestros competidores cercanos.

La principal línea de resistencia ha venido marcada por los productos agropecuarios. Por primera vez después de bastantes años los alimentos ocupan, por delante de la maquinaria y los bienes de equipo, el puesto de cabeza entre los sectores exportadores.

Las exportaciones de alimentos representaron en el primer trimestre de 2020 una quinta parte de nuestras ventas de mercancías al exterior. El sector, hasta ahora primer motor de la exportación, los bienes de equipo, pasan a un segundo puesto. Además, las ventas medidas en euros del sector alimenticio crecieron un 10% en tanto que retrocedía el valor de las exportaciones de bienes de equipo en un 7%.

Las importaciones en este primer trimestre del año descendieron a un nivel interanual del 5% y, en consecuencia, el déficit comercial se redujo en un 19%.

En el apartado de las Comunidades Autónomas, Extremadura ha sido la más dinámica en el primer trimestre con un avance interanual del 28%. Baleares y Canarias vienen a continuación con incrementos del 13%. El mayor descenso corresponde al País Vasco, maquinaria y bienes de equipo, con un 10%. Cataluña retrocede un 3,1% y Madrid un 4,4%. Comunidad esta última que es la única en la que se registra un incremento, aunque modesto, un 1,8% de las importaciones.

Se mantiene el mismo número de exportadores, 52.513, que venden al exterior por encima de los 1.000 euros. Los exportadores regulares (3 años inmediatos consecutivos) sumaron 45.222, un 2,8% más que en el primer trimestre de 2019. Las empresas exportadoras siguen en la brecha lo que no deja de ser una buena noticia, al menos por ahora.

En la distribución geográfica de nuestro comercio exterior se mantiene el superávit con la UE y la eurozona, a la vez que el déficit con los países extracomunitarios se redujo en el primer trímero de 2020 en 2.000 millones de euros. Las exportaciones a China avanzaron un 10% mientras descendían en un 8% las compras en el país asiático.

En conclusión, la ventana al exterior sigue abierta. El mercado europeo continúa siendo nuestro principal destino exportador en el que el sector agropecuario cuenta con un cliente fidelísimo.

Artículos relacionados