Los 'hedge fund' ex­tienden la de­bi­lidad de la banca, la gran per­de­dora por su vuelta

Los bajistas vuelven a hacerse de oro gracias a la CNMV y a costa de los minoritarios

El le­van­ta­miento del veto a los cortos dis­para la di­vi­sión de opi­niones en un Ibex 35 muy vul­ne­rable

Sebastián Albellá, CNMV.
Sebastián Albellá, CNMV.

Los peores te­mores de las em­presas co­ti­zadas es­pañolas se han cum­plido. La vuelta a la ac­ti­vidad de los in­ver­sores ba­jistas re­legó el martes al Ibex 35 al fa­ro­lillo rojo de Europa con una caída del 2,5%. El miér­coles hubo reac­ción y el se­lec­tivo re­botó algo más de un 1% en una jor­nada de enorme vo­la­ti­li­dad, pero volvió a ser peor que el EuroStoxx 50. El de­bate se ex­tiende entre ana­lis­tas, in­ver­sores y ges­to­res: ¿tenía sen­tido le­vantar pre­ci­sa­mente ahora el veto a las po­si­ciones cor­tas? ¿Han cam­biado tanto las con­di­ciones de mer­cado?

La decisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha levantado una amplia división de opiniones. Una parte importante de los agentes del mercado defienden el levantamiento del veto, con el argumento de que los 'hedge funds' que apuestan por las caídas de las cotizaciones elevan el nivel de liquidez del mercado y por lo tanto su profundidad. Un argumento técnicamente indiscutible que se suma al de seguir el paso de Europa.

Es decir, ir al paso de los supervisores de Francia, Bélgica, Austria, Grecia e Italia, que han levantado también el veto a los inversores bajistas en el mismo día y a la misma hora que España. "De alguna forma, todos estos países se reparten en el mismo momento la atención de los 'hedge funds', que son inversores globales. Si España hubiera salido sola del veto, posiblemente la presión bajista habría sido mayor", señalan fuentes del mercado.

Pero en el otro lado de la balanza sí se cuestiona el 'timing', y los críticos ponen como ejemplo la reacción en bolsa del sector bancario, el de mayor peso en el Ibex 35. La vuelta de los bajistas provocó una caída superior al 5% el martes hasta nuevos mínimos históricos. Y el miércoles, las entidades donde los bajistas se han hecho de oro este año como Sabadell y Bankia se quedaron fuera del rebote. Un nuevo episodio de enorme debilidad que los expertos vinculan, al menos en un 50%, a la vuelta a la normalidad de la operativa de los 'hedge fund'.

"Se está produciendo un doble efecto. Por un lado el de los inversores bajistas, que están reactivando su operativa en el mercado bursátil español y muy concretamente en la banca. Y por otro el sicológico, porque la simple reaparición de los 'hedge' y su potencial presión sobre los valores financieros hace que otros muchos inversores tradicionales cierren sus posiciones largas por una simple cuestion de prudencia", señalan en uno los grandes 'bróker' internacionales con presencia en España.

La rentabilidad de los bajistas

La realidad es que los inversores bajistas han empezado a rentabilizar su renovado ataque a la bolsa española desde el primer momento, con especial incidencia en un sector bancario muy deprimido. "No hay que olvidar que atacar a la banca es atacar al Ibex por el enorme peso del sector financiero en el índice. Y la situación del sector no es mejor ahora que hace un mes, porque las previsiones macro van a anclar los tipos en niveles cero y negativos", señalan en una gestora nacional.

Las cifras de los dos últimos días son esclarecedoras. Sabadell y Bankia han perdido en torno a un 15% en dos días, y caen hasta niveles históricamente bajos, sin precedentes. Aunque son los dos grandes bancos que más han perdido este año en bolsa, los bajistas creen que todavía hay mucha tajada que sacar. Y no solo ellos, como demuestra que grandes fondos como Norges Bank están en una posición muy vendedora en el conjunto de la banca española.

¿Cuándo pasará la tormenta? Los expertos recuerdan que el escenario económico es muy incierto, porque a la crisis sanitaria se une la política, con un Parlamento más fragmentado y crispado que nunca tras la sesión de petición de extensión del estado de alarma que el Gobierno ha sacado adelante con menos apoyo que nunca.

Un factor que añade más argumentos a los inversores bajistas, que trabajan a toda velocidad para enfocar sus estrategias. Pero ninguna están más clara hoy que la que han trazado sobre un sector bancario que ha perdido el favor de los gestores y donde los 'hedge fund' cree que hay un filón de ganancias apostando por nuevas caídas de los precios. De momento, la herida continúa muy abierta con los bajistas campando de nuevo a sus anchas por el mercado.

Artículos relacionados