Sectores como la banca o las in­mo­bi­lia­rias si­guen muy pe­na­li­zados en bolsa

Telefónica, Sabadell, Bankia, Gamesa... vuelven a sufrir el regreso de los 'cortos'

Algunas voces señalan que el es­ce­nario sa­ni­tario y eco­nó­mico es más que in­cierto

Parqué madrileño.
Parqué madrileño.

Los 'hedge fund' han vuelto a la Bolsa es­pañola. Tras dos largos meses de in­ha­bi­li­ta­ción para las po­si­ciones cor­tas, los in­ver­sores ba­jistas re­apa­recen con su carga es­pe­cu­la­tiva. Han te­nido tiempo de sobra para poner a punto sus es­tra­te­gias des­pués de una tem­po­rada de re­sul­tados del primer tri­mestre pla­gada de ajus­tes, que deja a al­gunos sec­tores más to­cados que a otros. Las alertas vuelven a ac­ti­varse. Telefónica, Banco Sabadell o Gamesa, con bajas de entre el 9% y el 11% al cie­rre, su­frieron la de­ci­sión ca­pri­chosa de la CNMV.

Aparte de estos valores, a los que hay que añadir Bankia (-11,13%), también se apuntaron otros a las caídas. Ence (-10%), Acciona (-8%) y ACS (-9,41%). IAG, Amadeus, Cie Automotive y Colonial son los tres únicos valores que suben en el selectivo español. Y lo hacen con ganas (+8% en el caso de IAG y una media de más del 6% en el resto).

En los cuarteles generales de muchos de los grandes y medianos grupos cotizados se contiene el aliento a la espera de las primeras decisiones de los 'hedge'. El temor es especialmente importante en sectores como el bancario o el inmobiliario, muy sensibles al ciclo económico, y por supuesto a todos los que como aerolíneas, hoteleras y resto de empresas ligadas al sector turístico ya se han desplomado en bolsa pero son más sensibles a los efectos del Covid-19.

"Para nosotros, la situación no ha cambiado sustancialmente en las últimas semanas. Seguimos bajando más de un 50% en bolsa en lo que va de año y la coyuntura no ayuda en absoluto. Pertenecemos a un sector muy castigado por el desplome económico en marcha y los bajistas tienen casi las mismas razones para atacarnos que hace un mes, cuando se decidió ampliar el veto a los bajistas", señalan en uno de los bancos medianos cotizados.

Sin cambio apreciable

Efectivamente, algunas voces alertan de que en estas últimas cuatro semanas y media no se ha producido un cambio sustancial en lo que a lo estrictamente económico se refiere. El paquete de ayuda de 500.000 millones de euros en la zona euro que Alemania y Francia pusieron sobre la mesa el lunes ha relajado las bolsas y las primas de riesgo, pero hay que esperar la respuesta de países como Holanda y Austria. No será, seguro, un camino de rosas.

Austria ya ha matizado que apuesta más por los préstamos que por los paquetes de ayuda a cambio de nada, y hay quien aventura que el fondo de recuperación no vería la luz hasta el año que viene. Demasiado tarde para economías como la española, sobre la que se agita el fantasma del rescate. Con estas cartas, el mercado español puede ser un estupendo reclamo para los inversores bajistas, que también tratarán de sacar tajada de la inestabilidad política.

Por otro lado, el foco sanitario continúa muy abierto. Es verdad que Italia ha iniciado la desescalada, pero asumiendo riesgos, y también que han aparecido algunas informaciones optimistas respecto a las vacunas para combatir la pandemia. Pero sobre todo planea el riesgo de un rebrote que de momento mantiene atados de pies y manos a muchos gestores. La prueba es que el Ibex 35 está sufriendo lo indecible para no dejarse muy lejos la pista de los 7.000 puntos.

El selectivo está apenas 500 puntos por encima de los mínimos del año, en una demostración de que el mercado español está cogido con alfileres. "La bolsa española la manejan hoy los operadores a corto. Hay una enorme especulación que la vuelta de los 'hedge fund' no va a hacer sino aumentar a partir de ahora. Con más liquidez en el mercado por la vuelta de los 'cortos' es posible que aumenten los episodios de volatilidad", señalan fuentes bursátiles.

Mientras, los 'hedge' afinan sus estrategias y ejecutarán un aluvión de posiciones cortas de inmediato. El objetivo son los valores como el financiero castigados por las expectativas de tipos de interés cero estructurales en el actual escenario económico, las inmobiliarias y socimis que tanto dependen del buen estado de salud del bolsillo de particulares y empresas, también a aquellas compañías a las que la crisis del coronavirus ha atrapado con altos niveles de endeudamiento.

Artículos relacionados