BOLSA

Artificial, sálvese quien pueda

Una nube de in­cer­ti­dumbre se cierne sobre los pe­queños ac­cio­nistas de Airtificial Intelligence, la em­presa sur­gida de la fu­sión entre Inypsa y Carbures hace dos años. Hay una cre­ciente preo­cu­pa­ción por la de­riva que adopta el grupo y es­pe­cial­mente por la falta de ca­pa­cidad para ge­nerar va­lor.

En un comunicado hecho público, los minoristas acusan al equipo directivo de pasarse todo el 2019 intentando enmendar lo que aseguraban era una fusión entre iguales, poniendo en duda el trabajo de los auditores que avalaron la fusión.

Para ello esgrimen una pésima gestión que ha llevado al grupo de valer 200 millones de euros a poco más de 60 millones de euros. Se ha pasado así de tener dos empresas con dificultades, pero con una clara hoja de ruta, a una única sociedad con el doble de problemas y unas valoraciones en caída libre.

Artificial cerró 2019, su primer ejercicio completo tras la fusión, con unas pérdidas de 34,7 millones de euros y ahora está pendiente de ejecutar una ampliación de capital por valor de 15 millones de euros, operación garantizada por sus principales accionistas. A ello se suma otra ampliación de 4,3 millones para la compensación de créditos a Anangu que aún colean de la etapa de Carbures, lo que augura una mayor dilución de los activos para los pequeños inversores.

En los foros, por si eso fuera poco, se ha acogido con gran intranquilidad la reciente decisión del presidente, Rafael Contreras de vender parte de su participación en el capital de la compañía. Entre el 12 de marzo y el 8 de abril ha realizado diversas operaciones para desprenderse de un total del 2,1% de las acciones, a un precio de entre 0,04 y 0,07 euros, para ingresar algo más de 900.000 euros. El directivo gaditano, mantiene en torno al 5% del capital, aunque este porcentaje está pignorado en su mayor parte para financiar otros negocios.

Contreras no ha sido el único directivo en deshacer posiciones en una sensación de sálvese quien pueda, dicen en los foros, que tiene tiritando a los minoristas.

Ramón Betolaza, consejero de Airtificial y socio director de Black Toro Capital, el principal accionista de la compañía, ha vendido un 0,6% del capital, 6,2 millones de acciones, en varias operaciones realizadas entre el 27 de abril y el 8 de mayo. Betolaza obtuvo casi 400.000 euros al colocar las participaciones a un precio de entre 0,07 y 0,06 euros, ligeramente por encima del valor de mercado.

Las acciones de Airtificial cotizan en la actualidad por debajo de los 0,06 euros por acción con una caída acumulada en el año del orden del 35%. Y eso que ha logrado rebotar ligeramente desde los mínimos absolutos en 0,46 euros registrados a mediados de marzo. Más allá de rebotes puntuales, los expertos aconsejan máxima prudencia mientras no consiga recuperar la cota de los 0,08 euros, zona de mínimos del año pasado, que se ha convertido en su principal resistencia de cara a volver a soñar en un nuevo período de estabilidad.

Artículos relacionados